Wärtsilä participa en un proyecto financiado por la UE para descarbonizar el transporte marítimo de larga distancia

El grupo tecnológico Wärtsilä, como parte de un consorcio dirigido por la Universidad de Vaasa (Finlandia), desempeñará un papel fundamental en un importante proyecto destinado a reducir el impacto medioambiental del transporte marítimo. El proyecto CHEK – deCarbonising sHipping by Enabling Key technology symbiosis on real vessel concept designs, ha recibido una financiación de 10 millones de euros de la UE como parte de su programa de investigación e innovación Horizonte 2020.

Además de la Universidad de Vaasa y Wärtsilä, los otros socios del proyecto son BAR Technologies, Cargill Ocean Transportation, Climeon, Deltamarin, Hasytec Electronics, Lloyds Register, MSC Cruises, Silverstream Technologies y la Universidad Marítima Mundial.

El objetivo del proyecto CHEK es reducir las emisiones del transporte marítimo mediante el uso integrado de formas de energía y tecnologías bajas en carbono. Entre ellas se encuentran el uso de combustible de hidrógeno, la energía eólica, las baterías eléctricas, la recuperación de calor, la lubricación por aire y la nueva tecnología antiincrustante. También se incluyen trabajos de desarrollo sobre la forma en que se diseñan y operan los buques.

El proyecto diseñará dos buques conceptuales: un granelero, que utilizará velas para captar la energía eólica, y un crucero que funcionará con un motor diseñado por Wärtsilä que funcionará con combustible de hidrógeno. Se calcula que, combinando tecnologías nuevas e innovadoras, se pueden reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 99%, ahorrar hasta un 50% de energía y reducir las emisiones de carbono negro en más de un 95%. Varias tecnologías clave se demostrarán en la práctica en buques operativos reales.

«CHEK representa otro paso importante en el compromiso y los esfuerzos de Wärtsilä por descarbonizar las operaciones marítimas. No hay una bala de plata para afrontar el reto de la lucha contra el cambio climático, hay que explotar una serie de caminos paralelos, y eso es exactamente lo que estamos haciendo junto con nuestros socios aquí. Lo que hace que el proyecto sea tan emocionante es que estamos ampliando lo que se puede hacer», dice Jonas Åkerman, Director de Investigación y Desarrollo Tecnológico de Wärtsilä.

El proyecto encaja con las amplias inversiones de Wärtsilä en el desarrollo de un ecosistema de cocreación. El Smart Technology Hub de la empresa en Vaasa es un nuevo centro de innovación de vanguardia que impulsa la investigación, el desarrollo y la producción con el fin de crear soluciones para un mundo más sostenible. Esta iniciativa se complementa con la plataforma Smart Partner Campus de Wärtsilä, donde se invita a las partes interesadas a participar en la cocreación de soluciones beneficiosas para todos.

Además de desarrollar y probar el motor de hidrógeno, las contribuciones de Wärtsilä al proyecto incluirán lo siguiente:

La integración de sistemas para ambos buques, incluyendo la hibridación, el almacenamiento de energía y las conexiones a la red eléctrica en tierra; el desarrollo de una cadena cinemática modular y flexible para reducir el consumo de combustible y lograr una eficiencia óptima; la implementación del novedoso sistema de timón de compuerta para mejorar la maniobrabilidad y la eficiencia; y la optimización de la ruta para que el bulker asistido por el viento aproveche las condiciones de viento imperantes y previstas.

Wärtsilä ya ha avanzado mucho en la investigación de futuros combustibles «limpios» capaces de contribuir realmente a la descarbonización de las operaciones marítimas. Aprovechando su incomparable experiencia en el desarrollo de tecnología de motores marinos y sistemas de suministro para una amplia gama de combustibles, incluidos el GNL, el GLP y los compuestos orgánicos volátiles, Wärtsilä sigue invirtiendo en la investigación de combustibles como el GNL biológico y sintético, el amoníaco, el metanol y el biodiésel, así como el hidrógeno.

Está previsto que el proyecto CHEK comience en la primavera de 2021. Con el nuevo método de diseño de buques, los resultados de los dos buques de prueba pueden aplicarse también a otros tipos de buques, como petroleros, portacontenedores, buques de carga general y transbordadores. El proyecto también llevará a cabo la preparación de escenarios futuros y un análisis de los factores que afectan al potencial de desarrollo del transporte marítimo con bajas emisiones de carbono, como la infraestructura actual.