Viking Line ha anunciado que abrirá de nuevo el servicio de pasajeros para el tráfico esencial, incluyendo viajes de trabajo, a partir del 14 de mayo. La medida es el resultado de la decisión del gobierno finlandés del 4 de mayo de reducir gradualmente algunas de las restricciones impuestas en respuesta a la pandemia del COVID-19.

Cuatro de los siete buques de Viking Line continuarán su servicio entre Finlandia y Suecia, las Islas Åland y Estonia.

«Nos complace que se haya tomado ahora la decisión de aliviar en parte las restricciones de viaje», dice Jan Hanses, presidente y director general de Viking Line. «Es extremadamente importante mantener las funciones sociales vitales permitiendo un servicio esencial entre estos países. Esperamos reanudar nuestro servicio normal con la esperanza de que esto pueda tener lugar a tiempo para nuestra temporada alta de verano. Estamos trabajando en estrecha colaboración con las autoridades encargadas para asegurar que todas las formas de viaje se lleven a cabo de manera segura. Tomar unas vacaciones localmente es algo que esperamos que sea atractivo en el futuro. Creemos que los viajes a nuestros destinos y, sobre todo, a los archipiélagos del Mar Báltico y a través de ellos experimentarán un renacimiento».

En abril, Viking Line informó de un gran volumen de tráfico de mercancías en sus buques, que han estado manteniendo transportes de mercancías y servicios logísticos conexos para salvaguardar la seguridad del suministro en Finlandia. De los cinco buques de Viking Line que operan bajo bandera finlandesa, el M/S Viking Grace, el M/S Amorella, el M/S Rosella y el M/S Gabriella están operando y transportando carga. El énfasis en el tráfico de carga en este momento está en garantizar el suministro de alimentos y medicinas, dice la Viking Line.

Desde el 5 de mayo, la Organización Mundial de la Salud informa que Finlandia tiene 5.327 casos de COVID-19 con 240 muertes.