El puerto de Baltimore recibió cuatro de las grúas más grandes del mundo que ayudarán a duplicar la capacidad de la terminal de contenedores. Llegadas al puerto el 9 de septiembre tras un viaje de dos meses desde China, los últimos kilómetros fueron de los más difíciles, ya que se maniobraron cuidadosamente las grúas con apenas unos metros de espacio libre bajo los puentes de la autopista interestatal que atraviesan la entrada del puerto.

Las nuevas grúas, totalmente eléctricas, se cargaron a bordo del buque de carga pesada Zhen Hua 24 para el viaje desde China. Según los detalles publicados por los guardacostas estadounidenses para la navegación hacia el puerto, las grúas se encontraban a 176 pies por encima de la cubierta del buque elevador, lo que dejaba sólo 10 pies de espacio libre en los puentes William P. Lane, Jr. a través de la bahía de Chesapeake y el puente Francis Scott Key a través de la bahía del río Patapsco.

La navegación se complicó aún más porque las grúas se extendían sobre los lados del buque elevador. Los guardacostas informaron de que la manga total era de aproximadamente 489 pies, con una extensión de aproximadamente 129 pies en el lado de babor y de aproximadamente 228 pies en el lado de estribor.

«Esta anchura de la manga y la altura de la carga restringirán gravemente la capacidad de maniobra del M/V Zhen Hua 24 y crearán un peligro para la navegación si se le exige que se reúna con otros grandes buques que transitan por los canales de navegación o los sobrepase», escribió la Guardia Costera en las normas para una zona de seguridad especial creada para el tránsito. «Debido al tamaño de la carga y a la anchura de los canales de navegación, los buques no podrán transitar alrededor del M/V Zhen Hua 24, lo que hará necesario el cierre de los canales de navegación», y «las preocupaciones de seguridad aumentarán debido al escaso margen de error para un paso seguro», bajo los puentes.

Los guardacostas impusieron restricciones especiales que exigían que la llegada sólo se produjera con condiciones de viento de 25 nudos o menos en el puerto. Además, sólo se permitía al buque realizar el tránsito con marea baja y se suspendía el tráfico de vehículos de seguridad por cada uno de los puentes hasta 30 minutos durante el tránsito.

Las grúas llegaron a la zona el 3 de septiembre, tras 68 días de navegación. Sin embargo, debido al paso del huracán Ida se tomó la decisión de mantener el buque en alta mar durante cuatro días hasta que mejoraran las condiciones para la delicada maniobra.

Con los espectadores alineados en la costa y más de una persona conteniendo la respiración, las grúas completaron el tránsito al mediodía. Forman parte de una importante ampliación y mejora de la eficiencia de las operaciones de la terminal de contenedores. Una inversión total de 166 millones de dólares en la terminal incluyó también un segundo atracadero de 50 pies de profundidad y otras mejoras en el equipamiento.

«El negocio de contenedores del Puerto ha crecido de manera impresionante en los últimos años y está preparado para crecer aún más con la adición de estas nuevas grúas ultra grandes», dijo el gobernador de Maryland, Larry Hogan, quien se unió a los funcionarios del Puerto y del MDOT para ver las grúas mientras hacían el tramo final de su viaje. En 2020, el puerto de Baltimore manipuló 628.132 TEU, lo que supone un aumento del 144% en la última década en la terminal de Seagirt.

Las nuevas grúas totalmente eléctricas, cuando estén finalmente ensambladas y operativas en el puerto, tendrán 450 pies de altura y pesarán unas 1.740 toneladas. Son 25 pies más altas y 190 toneladas más pesadas que el primer conjunto de grúas Neo-Panamax del puerto que llegó en 2012. Cada una de las nuevas grúas puede alcanzar 23 contenedores en un barco y levantar 187.500 libras de carga. Ports America Chesapeake probará y preparará las grúas a lo largo de los próximos meses, y se espera que estén plenamente operativas a principios de 2022.