Por Ben Blanchard (Reuters) – El gobierno de Taiwán ha instado a las compañías navieras a no aumentar injustamente sus precios en medio de una contracción mundial de los contenedores y la escasez de espacio en los buques de carga, dijo el viernes el Ministerio de Transporte.

Taiwán, una potencia tecnológica dependiente del comercio, se ha beneficiado de la demanda de productos de teletrabajo como las computadoras tablet en medio de la pandemia de COVID-19, que ha obligado a millones de personas a trabajar y estudiar desde su casa.

El Ministerio de Finanzas dijo la semana pasada que vio las exportaciones de 2020 alcanzando un récord.

La Oficina Marítima y Portuaria del Ministerio de Transporte dijo que la escasez de contenedores era más grave en las rutas de EE.UU., y que se había reunido con las compañías navieras taiwanesas el 1 de diciembre para discutir el problema y asegurar que el comercio pueda fluir.

Aunque señaló que las tarifas de flete eran una decisión comercial que seguía los principios del mercado, los transportistas no deberían tratar de robar a los clientes, añadió la oficina.

«Para evitar que operadores sin escrúpulos aprovechen la oportunidad de subir los precios, la Oficina Marítima y Portuaria ha instado a las compañías navieras a responder razonablemente de acuerdo con la oferta y la demanda del mercado», dijo.

«Las tarifas de los fletes no deben ser aumentadas de manera oportunista».

En respuesta a la información recibida de algunos exportadores de que no pudieron conseguir contenedores de transporte a tiempo, la oficina portuaria dijo que actuaría como intermediario entre las empresas y los expedidores para ayudar a «suavizar las exportaciones».

Dijo que también había instado a las empresas navieras a que aumentaran su capacidad utilizando buques nuevos o arrendados y se aseguraran de que los contenedores de transporte marítimo se utilizaran de manera eficiente para garantizar que no se quedaran vacíos.

En China, el mayor socio comercial de Taiwán, su recuperación económica de la pandemia del coronavirus también se está viendo afectada por la escasez mundial de contenedores, lo que hace que los costos de la carga alcancen niveles sin precedentes y dificulta que los fabricantes puedan satisfacer los pedidos de bienes mundiales que se están recuperando rápidamente.