El secretario general de la Organización Marítima Internacional, Kitack Lim, hizo un llamado a resguardar los Derechos Humanos de la gente de Mar.

El alto funcionario se refirió a la situación que viven cientos de miles de tripulantes en el marco de la conmemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos, asegurando que si estos no son resguardados en el caso del personal embarcado se pone en riesgo la seguridad del transporte marítimo.

Se estima, según la OMI,  que 400.000 gente de mar se encuentra actualmente varada en buques transcurrido con creces el fin de sus contratos iniciales, y no pueden ser repatriados debido a las restricciones a los viajes relacionadas con la pandemia de Covid-19.

Algunos han estado trabajando en el mar durante más de 18 meses, mucho más allá del límite de 11 meses establecido en el Convenio sobre el trabajo marítimo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Un número similar de gente de mar está esperando en sus casas, sin poder incorporarse a los buques y mantener a sus familias, subrayó la OMI.

 Lim, en una declaración,  invitó a todos los integrantes de las cadenas logísticas y de suministro a defender los derechos humanos en todo el sector marítimo.

“Lamentablemente, hemos visto cómo los derechos humanos de la gente de mar, pescadores y otros trabajadores del mar se han puesto en peligro durante la pandemia”.

 “Este es un claro problema de derechos humanos. Está causando una inmensa tensión, fatiga y agotamiento, y es insostenible. La gente del sector marítimo ha estado en primera línea durante la pandemia, entregando alimentos, medicinas y bienes esenciales en todo el mundo. Sin embargo, la gente de mar no puede permanecer en el mar indefinidamente”, añadió.

 “Si no se protegen los derechos de la gente de mar, los pescadores y otro personal marítimo se pondrá en peligro la seguridad del transporte marítimo y tendrá efectos perjudiciales en las cadenas mundiales de suministro”, remarcó el alto funcionario.