La fuerte e ininterrumpida demanda en los mercados del transporte marítimo de contenedores y el buen comportamiento a largo plazo siguen impulsando la cartera de pedidos hacia un máximo histórico, al tiempo que atraen a nuevos inversores al segmento. Entre las áreas que están experimentando un mayor crecimiento se encuentra el mercado del fletamento, que permite a las navieras expandirse sin necesidad de desembolsar capital por adelantado y proporciona unos ingresos sólidos y constantes a los inversores que construyen los nuevos buques.

Seaspan ha sido uno de los más agresivos en esta estrategia, desarrollando relaciones a largo plazo con todos los principales transportistas. Seaspan ha anunciado hoy una nueva ampliación de su ya sólida cartera de pedidos, añadiendo otro cinco por ciento de capacidad. En total, Seaspan tiene ahora 60 buques nuevos encargados, con una capacidad total de 769.000 TEU, todos los cuales operarán en régimen de fletamento a largo plazo con los principales transportistas. Esto representa un aumento de casi el 50% en el número de buques y un aumento de dos tercios en la capacidad de TEUs sobre la flota actual de Seaspan.

El último pedido de cinco portacontenedores de 7.000 TEU es una ampliación de un acuerdo anunciado en julio con Zim. La naviera israelí ejerció una opción en su contrato con Seaspan, elevando el fletamento total a largo plazo a 15 buques. Estos últimos buques también serán portacontenedores de GNL de doble combustible que se entregarán en el cuarto trimestre de 2024. Los diez buques anteriores deberán ser entregados a partir del cuarto trimestre de 2023 y se suman a los 10 portacontenedores de GNL de 15.000 TEU cada uno encargados a principios de 2021 en el marco de otro fletamento a largo plazo entre Zim y Seaspan.

«El ejercicio de esta opción, con valiosas entregas de buques a precios competitivos, pone de manifiesto el continuo crecimiento de la calidad para ambas compañías», comentó Bing Chen, presidente y consejero delegado de Seaspan. «Con un fuerte interés de los clientes en este tamaño de buque (7.000 TEU), consideramos que esta categoría es la sucesora natural de la envejecida flota mundial de buques convencionales de entre 4.000 y 9.000 TEU».

A principios de agosto, Zim, que salió a bolsa a principios de 2021, anunció resultados financieros récord para el primer semestre de 2021. El transportista que sigue una estrategia de operar servicios de nicho y de alto valor informó de un aumento de más del 30 por ciento en los volúmenes a más de 1,7 millones de TEU transportados en la primera mitad de 2021, mientras que la tarifa media de flete por TEU se duplicó con creces a 2.145 dólares. La fortaleza del mercado ayudó a Zim a lograr un récord de 4.130 millones de dólares en ingresos totales con un ingreso operativo (EBIT) de 1.840 millones de dólares en los primeros seis meses de 2021.

La semana pasada, BIMCO informó de que, transcurridos ocho meses del año, los pedidos de portacontenedores se habían duplicado desde principios de año. La construcción se está acercando al máximo histórico alcanzado hace 13 años y, con pedidos como el último de Seaspan, el récord podría batirse durante los últimos cuatro meses del año. BIMCO señala que las navieras están ansiosas por añadir capacidad y están aumentando el tamaño de sus pedidos para aprovechar las oportunidades de mercado percibidas.

La fuerza del mercado y las oportunidades de fletamento no sólo están impulsando el crecimiento de Seaspan, sino también de otros, como los principales astilleros de China, Japón y Corea del Sur. Los astilleros han establecido relaciones para construir y fletar buques. Ahora, basándose en la fortaleza del mercado, el constructor naval taiwanés CSBC Corp ha anunciado que también está buscando expandirse en el negocio de la construcción y el alquiler. Su presidente, Cheng Wen-lon, aludió a la alta demanda histórica en el segmento de los contenedores y a las tarifas de flete récord. Después de haber construido más de 130 portacontenedores para los principales transportistas, como Evergreen, Yang Ming y Wan Hai, CSBC cree que el mercado de fletamento podría estimular el negocio y proporcionar un flujo de ingresos positivo y a largo plazo para el constructor naval, que ha estado trabajando para frenar las pérdidas financieras sufridas en los últimos años.