Samsung Heavy Industries ha anunciado la finalización con éxito de una prueba de un remolcador controlado de forma remota y autónoma en las aguas de la costa de su astillero de la isla Geoje en Corea del Sur.

El buque T-8 SAMSUNG de 38m fue instalado con el sistema de navegación autónomo remoto SAS (Samsung Autonomous Ship) propio de SHI, y fue controlado en las aguas frente a Geoje desde un centro remoto en el Centro de Investigación Marina de Daejeon a unos 250km de distancia.

El sistema SAS analiza las señales de los equipos de navegación y comunicación instalados en el remolcador, como el radar, el GPS y el AIS (Sistema de Identificación Automática) para reconocer los barcos y obstáculos cercanos en tiempo real.

La computadora de a bordo utiliza esos datos para evaluar cualquier riesgo de colisión en el contexto de los propios parámetros operativos del buque y calcula el curso de acción óptimo para evitar el peligro. Una vez que se ha trazado una ruta segura, el buque puede navegar por su nueva ruta controlando automáticamente el sistema de propulsión y dirección.

Durante la prueba, el SAMSUNG T-8 completó un viaje de aproximadamente 10 km sin la intervención de la tripulación, con sus sistemas de evitación de colisiones vigilando y evitando todos los buques u obstáculos que aparecieran en un radio de 1 km durante la operación.

El remolcador también estaba equipado con una cámara de visión de 360 grados, conectada al centro remoto mediante la tecnología LTE/5G, que permitía a los operadores remotos controlar el buque mientras lo veían desde todos los lados, utilizando imágenes en vivo en tiempo real combinadas con tecnología de realidad aumentada (AR) para maximizar el conocimiento de la situación.

Shim Yong-Rae, director del instituto de construcción naval e investigación marina de Samsung Heavy Industries, dijo que la empresa tiene previsto seguir mejorando su sistema de asistencia a la navegación con el objetivo de comercializar la tecnología en 2022.