El 16 de enero de 2020 marcó una fecha importante, ya que Safebridge, junto con el CIRM, asistió a la séptima sesión del Subcomité NCSR de la OMI, celebrada en Londres, Reino Unido, para presentar el concepto de los certificados electrónicos para la industria marítima.

A medida que las tecnologías digitales remodelan rápida y drásticamente diversas industrias, muchas empresas están realizando esfuerzos de cambio a gran escala para intentar captar los beneficios de esta tendencia en curso. Sin embargo, el éxito de estas transformaciones, a menos que se lleven a cabo correctamente, puede resultar totalmente esquivo.

En su presentación a los Estados miembros de la OMI y a las ONG que asistieron a la reunión del subcomité de la NSCR-7, Safebridge subrayó que lo mismo se aplica a la industria marítima, donde muchos de sus aspectos ya han comenzado las transformaciones digitales, pero la certificación de buques y tripulaciones todavía no ha captado la tendencia. Hasta la fecha, la industria depende en gran medida de los certificados en papel, que implican flujos de trabajo complejos y costosos. ¿Se trata de una cuestión de tecnología o simplemente de la falta de voluntad de cambio?

Cuando se analizan los flujos de trabajo de la gestión de certificados, éstos captan a toda la industria y tienen un impacto negativo directo en casi todas las partes interesadas clave, incluyendo, pero no limitándose, a la gente de mar, proveedores de formación, autoridades del Estado rector del puerto, Estados de abanderamiento, sociedades de clasificación y armadores. Todas estas entidades son actualmente víctimas del objetivo no alcanzado de digitalizar este aspecto particular de la industria.

Además, presionados por el panorama siempre competitivo del sector, los interesados desean soluciones que les ayuden a sostener su negocio y a operar de manera más eficiente y rentable que nunca. La digitalización del proceso de gestión de la certificación marítima es, sin duda, un factor importante para ayudarles a alcanzar este objetivo y es una necesidad de la industria de hoy en día que no se puede descuidar.

De este modo, y al digitalizar los certificados marítimos, se permitiría a los principales interesados evitar procesos manuales ineficientes, cargas administrativas excesivas, altos riesgos de pérdida y daño de los certificados, así como los bajos niveles de seguridad y confianza asociados a la alternativa tradicional basada en el papel.

La tecnología de digitalización de certificados existe desde hace mucho tiempo, pero ¿es suficiente para resolver el problema de la industria marítima?

Las soluciones típicas disponibles en el mercado se centran únicamente en los aspectos básicos de la certificación electrónica, como los certificados PDF. Aunque es valiosa en una fase de transición, esta tecnología ha demostrado ser inadecuada para atender verdaderamente las necesidades de las partes interesadas.

Se han hecho intentos adicionales mediante soluciones desarrolladas aisladamente que abordan el problema de los certificados para un organismo específico, pero que no hacen lo mismo a nivel internacional o entre distintos organismos, lo que conlleva un alto riesgo de incompatibilidad.

La comprensión de las especificidades de la industria marítima es un aspecto vital para desarrollar una solución personalizada que no sólo resuelva los problemas básicos de las partes interesadas, sino que también ofrezca una plataforma verdaderamente centralizada, accesible globalmente, estandarizada y segura, capaz de transformar los flujos de trabajo de la industria en su conjunto.

La OMI (Organización Marítima Internacional) ya ha dado los primeros y cruciales pasos hacia la transformación digital de los certificados en la industria marítima a través de la puesta en marcha de los Comités FAL39 y FAL40. La voluntad de la OMI de escuchar a los líderes de la industria en el campo de la digitalización para presentar sus conceptos, confirma aún más el deseo de cambio.

Safebridge, miembro del CIRM, así como la Autoridad Marítima Danesa son ejemplos de entidades que presentaron sus conceptos a la OMI y que ya han emprendido viajes para desarrollar soluciones digitales que aborden estos temas y ofrecer plataformas (i.e. myCert) que den cabida a la verificación segura de certificados electrónicos y a la detección de fraudes, a las opciones de intercambio seguro de certificados electrónicos, así como a la interoperabilidad internacional, al tiempo que se diseñan específicamente para la industria marítima.

La adopción y el fomento de estas iniciativas darán lugar a una nueva era para la industria marítima. Una era en la que la eficiencia y la rentabilidad conseguidas a través de la digitalización llevarán al sector a niveles nuevos y más competitivos que nunca. Como resultado, las partes interesadas podrán operar de forma más productiva y las cargas de los certificados tradicionales en papel serán cosa del pasado.