En el contexto de la pandemia de Covid-19 la mayor preparación significa una respuesta más rápida a una reclamación de reembolso, un resultado bienvenido tanto para los asegurados como para los gestores de reclamaciones. Un artículo de Gard abordó las las reclamaciones relacionadas con la tripulación.

Según Gard el seguro de Protección e Indemnización (P&I) es un seguro de responsabilidad civil por riesgo determinado y los términos de la cobertura se encuentran en las Reglas de P&I. Existe un reglamento similar, pero separado, para las unidades móviles offshore (MOU). Como punto de partida, para que la cobertura de P&I responda, tiene que haber un evento asegurado y una responsabilidad contractual o legal. Para Gard existen tres bases para el reembolso de los costos en las reclamaciones de la tripulación relacionadas con el Covid-19 en las Reglas: enfermedad de la tripulación, cuarentena y desinfección, y desvío a tierra de la tripulación enferma.

Tripulantes enfermos de Covid-19

Las responsabilidades con respecto a la enfermedad de la tripulación están cubiertas por la Regla 27 para los buques y la Regla 19 para los MdE. Estas Reglas proporcionan cobertura para los gastos necesarios de evacuación, hospitalización, atención médica, manutención y repatriación de los tripulantes infectados por Covid-19, de acuerdo con los términos del Contrato de Trabajo y/o la legislación aplicable.

La responsabilidad también puede surgir si los tripulantes se infectan en tierra mientras están al servicio del buque, en su camino para unirse al buque o en su camino a casa después de dejar el buque. Siempre que estos periodos estén incluidos en el contrato de trabajo, la cobertura está disponible.

Si un miembro de la tripulación presenta síntomas del virus durante los periodos cubiertos por el contrato de trabajo, los costos razonables de las pruebas de COVID-19 están cubiertos de la misma manera que las responsabilidades por otros cuidados médicos y los costos asociados en virtud de la Regla 27 y la Regla 19. Sin embargo, si el tripulante no muestra ningún signo o síntoma del virus, y las pruebas se realizan como medida de precaución, por ejemplo, como parte de los protocolos de cambio de tripulación y/o de las regulaciones/políticas locales, entonces los costos de las pruebas se consideran operativos y no están cubiertos.

Los costos de desembarco y repatriación para los cambios regulares de tripulación, y de la tripulación que ha finalizado su contrato también entran en la categoría de costos operativos y no están sujetos a la cobertura de P&I.

Costes típicos que pueden entrar en el ámbito de la Regla 27 y la Regla 19 sujetos a responsabilidad: Gastos médicos para el tratamiento de los tripulantes enfermos; Pruebas de COVID-19 sintomáticas; Gastos de desembarco/evacuación y repatriación de los tripulantes enfermos; Salarios contractuales por enfermedad; Indemnización por incapacidad/muerte

Costos desinfección y la cuarentena

La Regla 48 para los buques y la Regla 33A cubren los costos y gastos incurridos en relación con las órdenes de cuarentena o la desinfección del buque o de la tripulación a causa de enfermedades infecciosas a bordo. Una orden de cuarentena es una orden dictada por las autoridades locales o nacionales del país en el que se encuentra el buque en ese momento, que impone restricciones al movimiento del buque y/o de la tripulación. Los costos y gastos no son recuperables si el Miembro sabía o debería haber previsto que el buque sería puesto en cuarentena.

Algunas jurisdicciones exigen que la tripulación se someta a una autocuarentena antes de incorporarse al buque como medida de precaución. En estos casos, los costos adicionales se consideran operativos. Sin embargo, si un miembro de la tripulación es puesto en cuarentena después del desembarco porque el virus está presente a bordo del buque, los costos y gastos relacionados con el periodo de cuarentena estarán cubiertos.

Se cubren los costos y gastos incurridos en relación directa con el cumplimiento de una orden de cuarentena del buque a causa de una enfermedad infecciosa a bordo. Sólo son recuperables los costos y gastos netos, es decir, aquellos costos y gastos que se añaden a los costos de funcionamiento habituales del buque y que no se habrían producido de no ser por el brote de Covid-19 a bordo.

Si el virus Covid-19 está presente a bordo y es necesario desinfectar el buque o la tripulación, se cubren los costos y gastos de desinfección necesarios y razonables. El ejemplo más común son los costos de una empresa especializada contratada para llevar a cabo la desinfección.

Gastos de desvío

La Regla 31 para los buques y la Regla 21 para los MdE establecen que, si un buque debe desviarse para asegurar el tratamiento de un miembro de la tripulación infectado a bordo, los costos adicionales de combustible, seguros, salarios, provisiones y gastos portuarios atribuibles al desvío estarían cubiertos siempre que se hayan producido únicamente con el fin de obtener tratamiento médico.

Si un buque debe desviarse para asegurar el tratamiento de un tripulante a bordo del que se sospecha, pero no se ha confirmado, que padece COVID-19, la cobertura de los costos adicionales de combustible y otros elementos establecidos en la Regla dependerá de los hechos y las circunstancias específicas de cada caso, siempre que los costos adicionales se hayan contraído exclusivamente con el fin de obtener tratamiento médico.