Rusia ha ordenado la desinfección obligatoria de los barcos que llegan a los puertos del Mar Negro de Novorossiisk y Yuzhnaya Ozereyevka procedentes de Irán, Italia y Corea del Sur a causa del coronavirus.

Una sucursal de Rospotrebnadzor, el organismo de control de la seguridad de los consumidores de Rusia, ha ordenado a los agentes portuarios «que organicen la desinfección de los buques que lleguen de esos países antes de que se abra la frontera» en la ciudad de Novorossiisk, según el documento.

El puerto de Novorossiisk es uno de los más grandes del Mar Negro. Maneja granos, carbón, fertilizantes minerales, madera, petróleo y productos derivados del petróleo, contenedores, alimentos y cargas químicas.

Rospotrebnadzor no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Una fuente de Novorossiisk que está familiarizada con el asunto dijo a la Reuters que «no llegaban muchos» buques de los países identificados «pero es evidente que es posible que haya retrasos» en la tramitación de los que sí llegan.

No quedó claro de inmediato cómo se desinfectarían los barcos, dijo la fuente.

El monopolio del oleoducto ruso Transneft obtuvo el control del Grupo de Puertos Marítimos Comerciales de Novorossiisk (NCSP) en 2018.

La terminal Yuzhnaya Ozereyevka es el punto final del oleoducto troncal del CPC que conecta el yacimiento de Tengiz en Kazajstán, y varios otros yacimientos, con la terminal marítima cercana al puerto ruso del Mar Negro de Novorossiisk.

Transneft dijo el jueves que había suspendido los viajes de negocios de su personal debido al brote de coronavirus.