Después de seis años de inaugurado y más de US$1.000 millones en inversión, el Puerto de Mariel en Cuba aún no puede recibir recaladas de buques del tipo Súper Post-Panamax, por lo tanto, Raúl Castro ordenó la continuidad de los trabajos de dragado para recibir buques portacontenedores más grandes del mundo, después de visitar el puerto el pasado sábado, junto al presidente del país, Miguel Díaz-Canel y el Primer Ministro Manuel Marreno, informó CiberCuba.

En 2014, Castro y Dilma Roussef, presidenta de Brasil en ese entonces, y otros mandatarios de Latinoamérica, inauguraron el Puerto de Mariel, siendo un proyecto económico ambicioso con una terminal de contenedores capaz de atender las necesidades de Cuba y brindad servicio a otros países del área. 

Los buques Súper Post-Panamax, pueden tener hasta 294 metros de eslora por 32,3 metros de manga y pueden transportar hasta 65.000 toneladas; su denominación obedece a que tienen las dimensiones adecuadas para transitar por el Canal de Panamá, tras los trabajos de construcción de un tercer bloque de esclusas, que fueron abiertas a la navegación en junio de 2016.

«Desde 2014, se han urbanizado 733 hectáreas y construido 317 kilómetros de viales, como parte del proyecto Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), iniciado en 2011, con una inversión de US$1.250 millones y que aún no ha concluido”, dijo el director general de la Empresa de Servicios Ingenieros para la Dirección Integrada de Proyectos, Osvaldo Bravo Borrego.

El sitio web del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) de Brasil indicó, en diciembre pasado, que hasta esa fecha los impagos de Cuba llegan a las 50 cuotas atrasadas y el Tesoro Nacional de Brasil ha indemnizado al banco la mitad del valor atrasado, mientras que el 64% de la inversión de US$650.000.000 fue malversada, reveló una auditoría del Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) de Brasil.