El 4 de julio, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) incautó el portacontenedores MSC Gayane, de 10.000 TEU, «como sujeto a una posible confiscación a Estados Unidos» después de que se descubriera un cargamento masivo de cocaína a bordo en el Puerto de Filadelfia. La acción de aplicación se anunció el lunes 8 de julio.

El MSC Gayane es el buque más grande que ha incautado el CBP hasta ahora. «Esta acción sirve como un recordatorio para todas las líneas navieras y capitanes de buques de sus responsabilidades bajo la ley estadounidense e internacional de implementar y hacer cumplir estrictas medidas de seguridad para prevenir intentos de contrabando como éste», dijo Casey Durst, Director de Operaciones de Campo del CBP en Baltimore.

A mediados de junio, agentes federales registraron el MSC Gayane y encontraron un total de casi 18 toneladas (20 toneladas cortas) de cocaína escondidas en múltiples contenedores. Fue el mayor decomiso de cocaína en la historia de la agencia, y el botín tiene un valor en la calle de aproximadamente 1.300 millones de dólares.

«La confiscación de una embarcación tan masiva es complicada y sin precedentes, pero es apropiada porque las circunstancias aquí también son sin precedentes», dijo el fiscal federal William M. McSwain. «Cuando un barco trae una cantidad tan escandalosa de drogas mortales a las aguas de Filadelfia, mi oficina y nuestros socios de la agencia perseguirán las consecuencias más severas posibles contra todas las partes involucradas a fin de proteger nuestro distrito y nuestro país».

Seis miembros de la tripulación del Gayane -Bosco Markovic, Alekandar Kavaja, Nenad Ilic, Laauli Pulu, Fonofaavae Tiasaga e Ivan Durasevic- han sido acusados en relación con el plan de contrabando. Tiasaga dijo a la fiscalía que la tripulación del portacontenedores trajo la cocaína a bordo en traslados en alta mar en los que participaron 14 embarcaciones distintas durante un tránsito entre Perú y Panamá. Los medios de comunicación locales informaron de que el envío de cocaína estaba destinado en última instancia a los Países Bajos y Francia, no al mercado estadounidense.

La compañía de transporte marítimo MSC ha visto suspendido temporalmente su estatus preferencial de inspección aduanera estadounidense debido a la incautación, que es la tercera en la que están involucrados sus barcos este año. La medida puede significar más inspecciones para los contenedores que llegan de Centro y Sudamérica, según MSC, pero el transportista dice que no espera ninguna interrupción significativa de sus operaciones debido a la suspensión.

MSC no ha sido acusado de delitos, y la compañía dijo en un comunicado en junio que estaba trabajando con las autoridades estadounidenses para luchar contra el tráfico de drogas. El caso está siendo investigado por el CBP, las Investigaciones de Seguridad Nacional y una serie de otras agencias federales, estatales y locales de los EEUU.