Maersk se preocupa por la comunidad de transportistas al ser aumentadas las tarifas del Canal de Panamá.

A raíz de la decisión de la autoridad del canal de aumentar un recargo de 10.000 dólares por tránsito de agua dulce para todos los buques de más de 38,1 m, una medida que entró en vigor el mes pasado para luchar contra una sequía en curso en la nación centroamericana, los transatlánticos han tenido que reflexionar sobre lo que deben repercutir en los clientes. CMA CGM, con sede en Marsella, y su filial APL anunciaron hace ocho días un recargo de 15 dólares por teu de tránsito por el canal.

Maersk ayer presentó su propio recargo por el Canal de Panamá, dos veces más alto que su rival francés. A partir del 1 de abril, los buques de carga tendrán un recargo de 30 dólares por TEU para todas las cargas que transiten por el canal.

En enero, reconociendo la crisis climática, la Autoridad del Canal de Panamá anunció un recargo de 10.000 dólares por agua dulce para todos los tránsitos, a partir del 15 de febrero. Además, se aplicará una tarifa variable que va desde un mínimo de 1% a un máximo de 10% del peaje del buque. El porcentaje que se aplicará dependerá del nivel del Lago Gatún en el momento del tránsito. El lago es una parte clave de la vía fluvial, donde los niveles de agua han bajado de manera alarmante en los últimos 12 meses. El nivel oficial del lago se publicará diariamente, así como las previsiones para los dos meses siguientes.

La nación centroamericana ha luchado últimamente contra enormes sequías, que han hecho que el año pasado la cuenca del canal se situara aproximadamente un 20% por debajo de los niveles normales, y contra las crudas imágenes de árboles previamente sumergidos que reaparecen a lo largo de los bordes del canal ampliado.

El administrador del canal, Ricaurte Vásquez, dijo en una conferencia de prensa en enero que las medidas eran necesarias para hacer frente al impacto del cambio climático.