El pasado 25 de febrero, se realizó una mesa redonda donde se examinó el concepto de los «hub» portuarios como puntos donde recibir, poner en cuarentena, realizar pruebas de Covid-19 y, potencialmente, vacunar a la gente de mar en la región del Pacífico. En la oportunidad participaron representantes de los Estados de la región del Pacífico, organismos de las Naciones Unidas, el sector del transporte marítimo, organizaciones sindicales relevantes y el Foro de las Islas del Pacífico.

La gente de mar de los Estados insulares del Pacífico, se ha enfrentado a las complejidades de la crisis del recambio de tripulación, lo que los ha llevado a enfrentar viajes tortuosos de vuelta a casa. Actualmente, en el mundo hay alrededor de 400.000 tripulantes que necesitan ser repatriados desde los buques luego de haber completado sus contratos. Asimismo, hay un número similar esperando ser incorporados a los buques.

En ese contexto, Kiribati informó en dicha reunión que más de 320 de sus ciudadanos marinos estaban actualmente varados, principalmente en Alemania, Brasil, Dinamarca y España, con planes de ser repatriados a través de Alemania y Fiyi.

Fue así como en la reunión se identificaron los potenciales centros portuarios de Australia (Brisbane), Fiyi y Nueva Zelandia, acogiéndose con satisfacción la voluntad de estos países de ayudar. Cabe señalar que dichos países reconocieron algunas limitaciones tales como: la necesidad de reservar con antelación las limitadas instalaciones de cuarentena, la escasez de recursos médicos (incluidos los equipos de PCR y los kits de pruebas), y los costos de repatriación.

Se destacó también que, los países libres de Covid-19, Samoa y Tonga exigen a sus nacionales una cuarentena de 14 días en Fiyi o Nueva Zelandia. Asimismo, las prescripciones de tránsito y repatriación, generalmente a través de vuelos indirectos, incluyen días de cuarentena y se exigen resultados negativos en las pruebas de Covid-19 antes de embarcar en los vuelos y/o entrar en el país.

También, los organismos del sector del transporte marítimo presentaron la preocupación de algunos tripulantes de diferentes nacionalidades, las cuales corren el riesgo de perder sus trabajos debido a la imposibilidad de desplazarse desde su país para embarcarse en los buques con un nuevo contrato. Esto ocurriría debido a que los armadores podrían contratar a gente de mar de otras nacionalidades que no necesiten desplazarse.

Finalmente, en la reunión se destacó la necesidad de la vacunación prioritaria de la gente de mar y se sugirió la idea de desarrollar un protocolo estándar para los centros portuarios.

A la mesa redonda que fue organizada por la Organización Marítima Internacional (OMI) asistieron representantes de Australia, Fiyi, Kiribati, Nueva Zelandia, Samoa y Tonga; y de la Organización Internacional del Trabajo (OTI), la OMI, la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (PMA), los Coordinadores Residentes de la ONU (Fiyi y Samoa), la Cámara Naviera Internacional (ICI) , la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y la Secretaría del Foro delas Islas del Pacífico.