Sri Lanka recibirá su primera terminal de gas natural que proporcionará una fuente de combustible para las centrales eléctricas del país, en virtud de un acuerdo marco firmado con la empresa de infraestructuras energéticas New Fortress Energy. La terminal, que introducirá el gas natural en el país por primera vez, representa también la primera terminal de GNL de New Fortress en Asia.

Según los términos del marco, New Fortress construirá una nueva terminal de recepción, almacenamiento y regasificación de gas natural licuado (GNL) en alta mar, en consonancia con la política del Gobierno de acelerar la transición a fuentes de energía más limpias y baratas y acoger la inversión internacional. La terminal se situará frente a la costa de Colombo para suministrar gas a las centrales eléctricas del país, situadas principalmente en el complejo energético de Kerawalapitiya.

«Estamos encantados de apoyar la transición de Sri Lanka hacia una energía limpia, fiable y asequible», dijo Wes Edens, Presidente y Director General de New Fortress Energy. «Esta inversión en la primera terminal de GNL de Sri Lanka hará avanzar la transición energética limpia del país y apoyará el desarrollo sostenible de esta vibrante economía. Esta es la primera de lo que creemos que será una serie de inversiones en energía e infraestructuras en el país.»

Como parte del acuerdo, el Gobierno facilitará a New Fortress la obtención de los permisos y autorizaciones necesarios para construir la terminal de GNL. Se espera que la terminal comience a funcionar en la segunda mitad de 2022.

New Fortress suministrará gas natural a la actual central eléctrica de Yugadanavi, de 300 MW. El complejo energético de Kerawalapitiya consta de 300 MW en funcionamiento en la actualidad, pero se espera que crezca hasta superar los 1.000 MW en 2025.

La empresa dijo que también está negociando la compra del 40% de la participación del gobierno en la empresa propietaria de la central. La central está actualmente bajo un acuerdo de compra de energía a largo plazo para suministrar electricidad a la red nacional que se extiende hasta 2035. La central consta de turbinas de General Electric y está configurada para funcionar con gas natural en ciclo combinado.

La compra de la participación del Gobierno en la empresa propietaria de la central está sujeta a la documentación final. Los representantes del Gobierno y la empresa trabajarán juntos para ultimar sus acuerdos comerciales.