El gas natural licuado (GNL) no es una opción viable para el gigante del transporte marítimo de contenedores Mediterranean Shipping Company (MSC) debido a las limitadas instalaciones de abastecimiento de combustible GNL disponibles en los puertos.

Bud Darr, Vicepresidente Ejecutivo de MSC Group, Política Marítima y Asuntos Gubernamentales, lo señaló en el Foro Hansa celebrado en Hamburgo la semana pasada.

El evento se centró en lo que vendrá después de 2020. Se pudo escuchar que se necesitan grandes inversiones en investigación y desarrollo para reducir aún más las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte marítimo. El ambicioso objetivo fijado por la Organización Marítima Internacional (OMI) de las Naciones Unidas de reducir a la mitad las emisiones para 2050 requiere soluciones innovadoras para satisfacer la demanda de combustibles alternativos y seguir desarrollando tecnologías de baja emisión de carbono para mejorar el diseño de los buques.

En su discurso del 21 de noviembre, Darr destacó los desafíos a los que se enfrentan los armadores para cumplir estos objetivos y regulaciones. Para cumplir con los nuevos límites y el próximo límite de azufre de la OMI 2020, MSC ha optado por una combinación de combustibles de bajo contenido de azufre y sistemas híbridos de limpieza de gases de escape. Recientemente completó un programa para modernizar más de 250 buques de su flota actual con las últimas tecnologías ecológicas, reduciendo cerca de 2 millones de toneladas de emisiones de CO2 cada año.

«En los últimos años, la flota de MSC ha mejorado considerablemente gracias a un programa de modernización. Hemos invertido mucho en las últimas tecnologías bajas en carbono, como las nuevas hélices y arcos de bajo consumo energético para reducir el consumo de combustible y, por lo tanto, mejorar nuestra eficiencia energética», dijo Darr.

«Además, controlamos continuamente nuestro desempeño ambiental y hemos implementado una serie de medidas operativas para reducir aún más nuestras emisiones de CO2 a fin de cumplir con las nuevas regulaciones y metas establecidas por la OMI».

Dado que el sector del transporte marítimo de contenedores es esencial para el comercio mundial y el desarrollo, no existe una solución única para descarbonizar la industria del transporte marítimo, según Darr. Por lo tanto, se requiere una amplia gama de soluciones para que el sector pueda cumplir con las ambiciones de bajas emisiones de carbono para el año 2050.