El propietario de un buque tanque con sede en Singapur, Mercantile & Maritime, está planeando poner fin a su envío de petróleo venezolano para Rosneft, de acuerdo con las sanciones impuestas por los Estados Unidos contra el brazo comercial del gigante petrolero ruso con sede en Ginebra, Rosneft Trading S.A.

Con una flota de nueve petroleros, Mercantile & Maritime fue uno de los mayores transportistas de Rosneft Trading durante el año pasado, según un informe de Reuters.

Rosneft Trading S.A., una empresa comercial desde enero de 2011, estuvo comercializando crudo venezolano durante los últimos nueve meses con el petróleo suministrado a cambio de los pagos de préstamos. Se cree que el petróleo fue enviado a China e India.

«Después de estas sanciones, hemos revisado nuestros acuerdos e implementaremos cualquier medida necesaria para asegurar que cumplimos con los requisitos internacionales en conformidad con el plazo establecido por la autorización general de la OFAC», dijo la compañía en un comunicado.

«Continuaremos monitoreando los desarrollos para asegurarnos de que seguimos cumpliendo en el futuro».

La OFAC dio a las empresas 90 días para cerrar las transacciones de Rosneft Trading S.A.

La lista negra viene tras las sanciones impuestas por EE.UU. a PDVSA como parte de la presión sobre el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro.

Con estas medidas, la administración Trump quiere poner de rodillas a la industria petrolera venezolana, una de las principales fuentes de ingresos del régimen de Maduro.

Después de que las sanciones de EE.UU. se endurecieron a principios de 2019, las exportaciones venezolanas cayeron de 1.250 Kb/d en enero a unos 500 Kb/d en octubre, según datos de Poten and Partners.

Sin embargo, en los últimos meses de 2019 y hasta 2020, las exportaciones venezolanas de crudo se recuperaron en cierta medida, aumentando a cerca de 1 Mb/d, principalmente debido al aumento de los movimientos hacia la India, según los datos de Poten.

Los principales compradores de crudo venezolano en la India son Reliance y Nayara Energy (anteriormente Essar Oil, desde 2017 propiedad de Rosneft y un grupo de inversores).

«Ambas empresas están evaluando el impacto de las sanciones de Estados Unidos sobre Rosneft para determinar si necesitan cambiar sus compras a Venezuela para seguir cumpliendo con las sanciones y las directrices políticas de Estados Unidos. Combinadas, las dos compañías importan alrededor de 300-350.000 b/d de crudo pesado agrio de Venezuela. Perder estos clientes sería un duro golpe para PDVSA», dijo Poten en su opinión semanal sobre el mercado de buques tanque.

Con información de: World Maritime News Staff .