Por Wendell Roelf (Reuters) Maersk ha cerrado todos sus depósitos, almacenes y cámaras frigoríficas en Durban y Johannesburgo, según informó el miércoles una portavoz de la compañía, mientras continuaban los saqueos en las dos ciudades sudafricanas más afectadas por los disturbios.

«El puerto de Durban ha tenido muchas de las terminales cerradas durante las últimas 24 horas, sin embargo en esta etapa no hemos activado ninguna contingencia que haga que los buques no hagan escala en Durban», dijo a Reuters Kerry Rosser, portavoz de la compañía en África.

Interrupción en el puerto de Durban
El puerto sudafricano de Durban ha sufrido importantes trastornos tras días de disturbios, y las operaciones también se han visto muy afectadas en el puerto de Richards Bay y en una línea ferroviaria nacional de mercancías, según informaron el miércoles las empresas de logística y transporte.

La violencia estalló la semana pasada en la provincia de KwaZulu-Natal, donde se encuentra Durban, tras el encarcelamiento del ex presidente Jacob Zuma, pero se ha intensificado rápidamente con saqueos y destrozos generalizados en varias otras provincias.

Durban cuenta con una de las terminales marítimas más concurridas del continente africano, y es un centro de exportaciones que incluye productos agrícolas e importaciones como el crudo y los productos petrolíferos. Richards Bay alberga una importante terminal de exportación de carbón.

El grupo logístico estatal Transnet afirmó en un comunicado que los niveles de servicio en Durban y Richards Bay se vieron afectados «al estar cerrada toda la cadena de suministro», incluidas las carreteras de entrada y salida de los puertos.

La Asociación Sudafricana de Transitarios dijo a Reuters que los servicios de sanidad portuaria en Durban habían sido cerrados, impidiendo de hecho que los buques atracaran porque no se podían llevar a cabo las pruebas de COVID-19.

«Esta situación se ve agravada por la falta de disponibilidad de las tripulaciones de las lanchas», dijo.

Juan Enslin, director general de Leschaco Group, dijo que su empresa de logística tuvo que dejar varios contenedores en el puerto de Durban por razones de seguridad.

«Por lo tanto, nos retrasaremos mucho en nuestros calendarios de entrega. También se desvió la carga que estaba en la carretera», dijo.

En cuanto al impacto en el ferrocarril de mercancías, Transnet dijo que se había declarado la fuerza mayor en la línea ferroviaria NATCOR que conecta Durban con la provincia de Gauteng, donde se encuentra el centro financiero y económico del país, Johannesburgo.

La fuerza mayor permite renunciar a ciertas condiciones de un acuerdo legalmente vinculante debido a circunstancias inevitables.

Transnet dijo que estaba desplegando recursos para evitar que las operaciones comerciales de combustible se vieran afectadas, después de recibir un aviso de fuerza mayor por parte de la refinería de petróleo SAPREF.