La flota de portacontenedores inactivos se redujo a 313 buques, lo que equivale a alrededor de 1.555.959 TEU al 20 de julio, y representa el 6,6% de la capacidad total de la flota de portacontenedores, según las últimas cifras de Alphaliner. Los buques de línea han reactivado alrededor de 1 millón de TEU de capacidad en el espacio de sólo un mes.

En su punto álgido, mientras los buques de línea luchaban por apuntalar las tasas mediante la reducción de la capacidad, la flota inactiva de portacontenedores alcanzó un récord de 2,72 millones de TEU a finales de mayo.

Alphaliner advirtió que la última cifra de 1,56 millones de TEU sigue siendo alta para esta época del año, dado que se supone que la temporada alta está en pleno apogeo.

Los transportistas se enfrentan a una difícil decisión: seguir reintroduciendo el tonelaje y tratar de ganar cuota de mercado, pero socavar las tarifas, o retener los servicios y seguir apuntalándolos

«Hay que retroceder 11 años, el 20 de julio de 2009, para encontrar cifras más altas en términos relativos, cuando el 10% de la flota permaneció inactiva en el contexto de la crisis financiera», señaló Alphaliner en su último informe semanal.

La mayoría de los buques de Pacific International Lines (PIL) que seguían inactivos a principios de mes han reanudado su trabajo gracias al apoyo financiero recibido de Heliconia Capital Management, una filial de Temasek Holdings del gobierno de Singapur.

A medida que los transportistas vuelven a poner en funcionamiento más barcos, las tarifas empiezan a sufrir presiones.

La plataforma Xeneta, con sede en Oslo, que hace un seguimiento de las tarifas de flete, advirtió esta semana que las fortunas de los buques de línea están mostrando signos de debilitamiento.

«Nuestra última información muestra que las tarifas al contado han empezado a bajar en las principales rutas del Lejano Oriente – Europa del Norte y del Lejano Oriente – Costa Oeste de EE.UU., lo que sugiere que la reciente reinstauración de las rutas y el tonelaje está haciendo bajar los precios. Esto es obviamente una preocupación para los transportistas que se enfrentan a una decisión difícil: seguir reintroduciendo el tonelaje y tratar de ganar cuota de mercado, y sin embargo socavar las tarifas, o retener los servicios y seguir apoyándolos», comentó el CEO de Xeneta, Patrik Berglund.