Los secuestros aumentaron un 40% en el Golfo de Guinea en los primeros nueve meses de este año, y la región frente a la costa de África Occidental representa ahora el 95% de los secuestros marítimos mundiales, dijo el miércoles la Oficina Marítima Internacional (IMB).

Ochenta marinos fueron secuestrados en el Golfo de Guinea, un área de 2,3 millones de kilómetros cuadrados (888.000 metros cuadrados) que limita con más de una docena de países, lo que supone un fuerte aumento con respecto al mismo período en 2019, y los piratas están atacando más lejos en el mar que antes, dijo la IMB.

Los piratas armados con pistolas y cuchillos atacan todo, desde plataformas petrolíferas hasta buques pesqueros y cargueros refrigerados. En un ataque a 95 millas náuticas de la costa, el más lejano que se ha reportado en la región, los piratas tomaron como rehenes a 13 tripulantes, lo cual, según la IMB, ilustra «cuán bien organizados y de gran alcance» están los piratas.

Los expertos dicen que la mayor parte de los atacantes proceden del Delta del Níger en Nigeria, que produce la mayor parte del petróleo del país, el mayor exportador de petróleo de África, pero la región en cuestión tiene una economía subdesarrollada y pocos puestos de trabajo para la población local.

En 2019, Nigeria promulgó una ley independiente contra la piratería y, en agosto, un tribunal del centro petrolero de Port Harcourt dictó las primeras condenas en virtud de esa legislación.