Por Anna Shiryaevskaya y Verity Ratcliffe (Bloomberg) –

Los proveedores de gas natural licuado están limitando el volumen que entregan en virtud de contratos a largo plazo en favor de las ventas al contado a precios más altos, según GAIL India Ltd., un importante comprador de GNL.

Los precios del GNL al contado alcanzaron un récord estacional, ya que los compradores de Asia y Europa se apresuran a asegurarse el suministro para evitar la inminente crisis invernal. Por el contrario, los acuerdos de suministro a largo plazo, normalmente vinculados a los precios del petróleo y con volúmenes de entrega contratados, son ahora menos de la mitad de los precios del mercado al contado.

«Los proveedores intentan limitar el suministro, las cantidades a largo plazo, para conseguir un mejor precio en el mercado al contado y enviarlo a otra parte», dijo en una entrevista E S Ranganathan, director de marketing de GAIL. «Tuvimos que comprar cargamentos al contado a un precio más alto».

Gail tiene que comprar GNL al contado para cumplir los contratos de suministro con sus propios clientes, aunque las necesidades de importación de la India suelen estar cubiertas en un 80% por suministros a largo plazo. A medida que aumenta la demanda de energía del país, también aumenta la necesidad de gas. Pero la subida de los precios también ha estimulado la necesidad de cambiar a combustibles alternativos, como la nafta, lo que afecta a industrias de alto consumo energético, como la cerámica y el vidrio.

«Las compañías eléctricas quieren más gas», dijo Ranganathan al margen de Gastech, una importante conferencia del sector celebrada en Dubai, el miércoles.

Actualmente no hay riesgo de apagones y los clientes pagan por el suministro, lo que mejora los márgenes de GAIL, dijo.

GAIL está estudiando un nuevo contrato de suministro de GNL por un periodo de entre cinco y ocho años, buscando una vinculación de precios con el petróleo Brent. Estas condiciones descartarán probablemente a un proveedor estadounidense, ya que el GNL de este país está vinculado principalmente a la referencia local de gas Henry Hub. Además, la distancia de transporte es mayor y los proveedores estadounidenses prefieren acuerdos de 10 años o más.

El suministro actual de GAIL está vinculado en un 60% al petróleo y en un 40% al Henry Hub, según el ejecutivo.

«Estamos al acecho», dijo. «Para nosotros, el Brent es el mejor porque nuestros clientes también prefieren el Brent».