En un fallo histórico, la Comisión de Expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha enviado un fuerte mensaje a los gobiernos de que han fracasado en su deber de atención a la gente de mar en virtud del derecho internacional durante la pandemia de COVID-19.

En respuesta a la decisión, el Secretario General de la ITF, Stephen Cotton, y el Secretario General de la ICS, Guy Platten, emitieron una declaración conjunta:

«Durante meses se ha pedido a los gobiernos que aborden la crisis del cambio de tripulación, ahora se les ha dicho que deben actuar para ayudar a los cientos de miles de marinos que siguen a bordo de los buques debido a las acciones ilegales de los Estados miembros»

«Este fallo establece claramente que es tanto legal como moralmente incorrecto que los países continúen esperando que la gente de mar trabaje indefinidamente, suministrando al mundo alimentos, medicinas y suministros vitales, al tiempo que se les priva de sus derechos fundamentales como gente de mar, como trabajadores y como seres humanos. Este fallo histórico es una clara reivindicación de lo que los sindicatos de la gente de mar y los armadores han estado diciendo durante los últimos nueve meses».

«Esta sentencia deja claro que todos los gobiernos tienen que seguir el derecho internacional y reconocer urgentemente a la gente de mar como trabajadores clave con efecto práctico. Esto significa permitir que la gente de mar se baje en los puertos para recibir atención médica. Significa permitir que la gente de mar llegue a un aeropuerto para volar a casa cuando sus contratos hayan terminado. Y significa permitir que las tripulaciones de reemplazo pasen por la frontera de un país para unirse a los buques en espera sin tener que luchar contra una montaña de burocracia. Hasta la fecha, sólo 46 países han clasificado a la gente de mar como trabajadores clave, lo cual simplemente no es suficiente».

«Acogemos con satisfacción la intervención de la Comisión de Expertos de la OIT para explicar en detalle cómo los gobiernos han fallado en sus obligaciones. El Comité es inequívoco en su crítica a la falta de cooperación requerida por los gobiernos. Critica a los Estados por permitir que la situación persista por tanto tiempo.»

«Pero también explica cómo juntos podemos arreglar esto. Esta es una de las observaciones más directas y efectivas de los expertos que hemos visto. Una vez más se ha trazado una hoja de ruta sobre cómo resolver esta crisis humanitaria y volver a un sistema de cambio de tripulación que funcione normalmente y en el que puedan confiar las cadenas de suministro del mundo. Corresponde a los gobiernos seguir adelante con la aplicación de esa hoja de ruta y dar prioridad urgentemente a la gente de mar como trabajadores clave para las vacunas de COVID-19 como una clara demostración de cumplimiento de este hallazgo».