El desarrollo de las vacunas contra el COVID-19 es inminente, pero cuando las vacunas estén disponibles, el próximo desafío será llevarlas desde el punto de producción a la población mundial. Sin embargo, el logro de un acceso generalizado a la vacuna enfrenta a varios obstáculos. Sin embargo, la capacidad de carga no será el principal desafío para la distribución de vacunas, ya que hay una capacidad adecuada para su transporte. 

Más bien, el reto es que las dosis tendrán que llevarse a los lugares más remotos del mundo o en zonas donde los recursos son insuficientes para satisfacer las necesidades de distribución, lo que además producirá una serie de inconveniente a su distribución concluye el documento «Conquistando al COVID-19, Un plan de asalto para la distribución de la cadena de suministro de la vacuna Covid-19» publicado por The Logistics & Supply Chain Management Society.

De acuerdo con el informe las vacunas requerirán potencialmente el almacenamiento y el transporte mientras se mantiene una temperatura de manera estricta. Estos requisitos hacen que sea una propuesta aún más difícil, principalmente en las latitudes sur, donde a menudo hay un clima más cálido y una limitada infraestructura logística para la cadena de frío.

No bastará con enviar y poner a disposición las vacunas en las capitales. Las vacunas necesarias de deberán enviar en condiciones logísticas estrictas a lugares remotos. Supongamos que el TCP (Temperatura Controlled-Packaging) adecuado no sea fácilmente disponible, o disponible en cantidades suficientes. En ese caso, podría utilizarse hielo seco para mantener el frío.

Los problemas de la cadena de suministro se pueden ramificar. Por ejemplo, los cuellos de botella en la ciudad de destino, podrían derivar en la centralización de la producción de hielo seco, especialmente si se requiere renovar el stock cada 3-5 días.

Visibilidad de la cadena de suministro

Según el documento incluso antes de la pandemia, la visibilidad en tiempo real a lo largo de la cadena de suministro era un desafío para la mayoría de las empresas debido a la escasa disposición de los interesados a compartir datos, la complejidad de las cadenas de suministro y la falta de estandarización de los datos y de interoperabilidad de los sistemas dispares utilizados por los interesados. Para el transporte seguro y eficiente de las vacunas a una población determinada, la visibilidad del Ecosistema de Despliegue de Vacunas (VDE, por su sigla en inglés) de extremo a extremo es la piedra angular para el seguimiento fiable de las vacunas y la detección temprana de posibles cuellos de botella en el transporte.

Según el informe, para que se produzca una adecuado VDE se requerirá en todos los países una estrecha colaboración entre el sector público y el privado, en la que participen múltiples interesados del sector privado, las organizaciones no gubernamentales y las instituciones públicas, lo cual será fundamental para el éxito de cualquier iniciativa de la cadena de suministro de vacunas.  

El informe recomienda que antes de la producción de vacunas es necesario establecer una sólida base tecnológica y mecanismos de intercambio de datos. El VDE, dirigido por los gobiernos, debe especificar requisitos claros de capacidad de datos al seleccionar proveedores y proveedores de logística. Una vez seleccionados, los interesados deberían proporcionar datos oportunos y precisos en formatos estandarizados ʹ desde el lugar de origen hasta los puntos de uso final, como los centros de vacunación y los hospitales. Además, adaptación de las soluciones existentes al VDE permitiría una amplia visibilidad de los envíos, la gestión del inventario y la seguridad, la previsión de la demanda y la supervisión de las interrupciones.

El estudio propone que un VDE puede aliviar significativamente los puntos conflictivos al prevenir con éxito las interrupciones a lo largo de la cadena de suministro. Por ello el VDE debería ser un acuerdo tripartito entre fabricantes de vacunas, proveedores de servicios logísticos, proveedores de tecnología pertinente y de salud las autoridades y los gobiernos.

El informe concluye que en última instancia, la cadena de suministro para la distribución completa, segura y sin riesgos de las vacunas a nivel mundial es una un desafío tremendamente complejo y para superar este desafío, un VDE debe ser configurado y probado antes de que las vacunas estén disponibles. Trabajando concertadamente con los recursos mundiales, los países podrán estar listos para implementar una distribución segura y eficaz.