El African Heron, un granelero de 34.387 TPM de cuatro años de antigüedad perteneciente a la empresa MUR Shipping, con sede en Ámsterdam, fue detenido el viernes en Geelong (Australia), donde se descubrió que transportaba combustible con un contenido de azufre superior al 0,5%.

El combustible prohibido a bordo del buque no equipado con depurador desde el 1 de marzo fue una de las tres deficiencias detectadas por la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima durante una inspección de control del Estado del puerto.