Pacific International Lines ha presentado una solicitud al Tribunal Superior de Singapur para que apruebe el plan de reestructuración propuesto por la empresa.

Según el plan, la empresa de transporte de contenedores de Singapur aspira a obtener nueva financiación de Heliconia Capital Management Pte, una empresa de inversión propiedad de Temasek Holdings, y a reestructurar las deudas de la empresa mediante un plan de reestructuración.

La solicitud llega tras la aprobación del plan por las mayorías requeridas de cada clase de acreedores del plan el 1 de febrero de 2021.

La empresa comenzó a buscar inversores al tener que hacer frente a una considerable presión financiera debido al impacto de la COVID-19 y a la volatilidad del mercado, incluidos los altos precios del búnker y el exceso de capacidad.

La PIL ya ha completado la primera fase de su amplio paquete de financiación, habiendo obtenido una línea de crédito de emergencia de 112 millones de dólares para financiar a los proveedores comerciales vencidos y otras necesidades de efectivo críticas.

Sin embargo, esto se ha descrito como una medida provisional para impulsar la liquidez mientras se discutía la solución de financiación más amplia.

La segunda etapa incluye la financiación de 600 millones de dólares por parte del inversor, que está destinada a reembolsar a los proveedores críticos y a recalibrar la estructura de capital de PIL hasta niveles sostenibles.

El apoyo al plan de estructuración era vital para PIL, que de otro modo se habría enfrentado a la liquidación.

El consejo de administración de la empresa dijo que la solicitud de sanción ha sido fijada para la audiencia por el tribunal el 3 de marzo de 2021.

La aprobación se produce en un momento en que el mercado del transporte marítimo de contenedores experimenta un importante repunte tras el impacto de Covid-19 en la demanda.

Las grandes navieras han presentado unos resultados de todo el año mejores de lo esperado, en gran medida gracias a la disciplina de capacidad, la bajada de los precios del búnker y la subida de los fletes impulsada por la recuperación del mercado.