Por Martina Li en Taiwán (The Loadstar) –

Las fábricas de al menos diez provincias chinas han reducido la producción o han cerrado temporalmente este mes, después de los cortes de energía impuestos por el gobierno para frenar las emisiones de carbono.

El viernes, al menos 10 empresas que cotizan en bolsa comunicaron a las bolsas de Shangai y Shenzhen que la producción de sus fábricas se había visto afectada por los cortes de energía, y que sus beneficios de 2021 podrían verse perjudicados.

Los recortes se produjeron después de que la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma, organismo de planificación económica de China, diera a conocer un plan de «doble control» para restringir las actividades y el consumo intensivo de energía.

El plan ordena a los gobiernos provinciales que racionen el consumo de electricidad para controlar las emisiones, de acuerdo con el objetivo del Presidente Xi Jinping de que las emisiones de carbono alcancen su punto máximo en 2030, y de lograr la neutralidad del carbono en 2060.

Las provincias afectadas son Jiangsu, Guangdong y Zhejiang, que se encuentran entre las más industrializadas de China, con fábricas de productos de acero, plásticos, electrodomésticos, productos químicos y textiles. Las tres provincias habían recibido «calificaciones rojas» por no cumplir los objetivos de consumo.

Las provincias también albergan los puertos más activos de China, Ningbo, Guangzhou, Nansha, Yantian y Shekou. Y la provincia de Jiangsu se encuentra a lo largo del delta del río Yangtze y sus exportaciones de contenedores suelen ser procesadas por Shanghai o Ningbo.

Al tratarse de la temporada alta de envíos de contenedores a los minoristas estadounidenses y europeos, los nuevos movimientos podrían agravar los retrasos en la recepción de los envíos en los puertos, especialmente cuando los cortes de energía se prolonguen más allá de finales de septiembre. Además, la congestión en la costa oeste de EE.UU. ha retrasado los envíos, con unos 70 barcos esperando fuera de Los Ángeles y Long Beach debido al aumento de las importaciones y a la insuficiencia de camiones y logística terrestre.

El analista de Linerlytica Tan Hua Joo declaró a The Loadstar: «Habrá un impacto en la producción de las fábricas y esto seguramente afectará a los volúmenes de envío de contenedores a corto plazo. Todavía no está claro cuánto tiempo durará el racionamiento, por lo que no es posible predecir el impacto a más largo plazo».

La mayor parte del suministro de electricidad de China es de carbón y, aunque las industrias afectadas pueden utilizar energías renovables como sustituto, la adopción no se producirá de la noche a la mañana, a pesar de que el gobierno ha estado invirtiendo fuertemente en energía eólica.