La Terminal de Contenedores de Moín (MCT), operada por APM Terminals, completó su primer año de operaciones el 28 de febrero. Durante el año el terminal prestó servicios a más de 1.100 buques, alrededor de 1,2 millones de TEU y logró importantes mejoras en la productividad, la sostenibilidad y la capacitación de 1.000 empleados de la provincia de Limón.

«Durante este tiempo, hemos alcanzado objetivos muy importantes, como la apertura de nuevas rutas de comercio directo, el aumento de la eficiencia portuaria, la mejora constante de los servicios directos de Limón a China y la atracción de buques con mayor capacidad», destacó Hartmut Goeritz, Director Gerente de APM Terminals Moín. «Todo esto fue posible gracias a la ejecución de nuestro plan de implementación y a los esfuerzos de todos nuestros empleados»

Durante su primer año de operaciones, APM Terminals Moin se ha convertido en una de las terminales más productivas de América Latina, con un rendimiento comparable o incluso mejor que el de los puertos de Europa y los Estados Unidos.

La compañía ha reducido el tiempo de atraque de 30 horas a sólo 10, sin tiempos de espera en la bahía. En promedio, la Terminal realiza 26 movimientos por hora por grúa, resultados que superan a otras terminales de América Latina con una infraestructura similar y más años de experiencia.

APM Terminals Moín trabaja con un programa de seguridad enfocado en las cinco principales causas de incidentes en la industria portuaria: transporte, trabajo en altura, cargas suspendidas y levantamiento, energía almacenada y control de contratistas, para mantener un historial sobresaliente en esta área.

«A corto plazo, nos centramos en seguir aumentando estos niveles de productividad, que ya superaban nuestras obligaciones contractuales, y en trabajar mano a mano con nuestros clientes y autoridades para seguir simplificando, a través de la digitalización, los procesos de comercio exterior, un área en la que vemos una importante oportunidad», añadió Goeritz.

Además, la empresa se centra en maximizar el uso de su isla artificial y su infraestructura de apoyo, para proporcionar otros servicios de valor añadido, lo que supondrá un importante ahorro en el coste del transporte y la logística.

La isla artificial que la empresa construyó en el Caribe, con una inversión de mil millones de dólares, fue el proyecto de infraestructura más grande e importante de la historia del país.

La próxima fase de expansión comenzará cuando el TCP alcance un volumen anual de 1,5 millones de TEU. Se prevé que esto se logre en un período de 4 a 6 años, según lo determine el mercado.

«APM Terminals está comprometida con Costa Rica y América Latina porque cree en el valor de su ubicación como punto estratégico para la importación y exportación de productos, como las piñas, donde Costa Rica es líder mundial. Pero, sin la expansión de la carretera 32 y las consiguientes conexiones con Panamá y Nicaragua, la Terminal por sí sola no será capaz de ofrecer todos los beneficios que el país estableció en su plan maestro para convertirse en un centro logístico», añadió Leo Huisman, Jefe de la Cartera de América Latina.