La OPEP, Rusia y otros aliados esbozaron el jueves sus planes para reducir su producción de petróleo en más de un quinto y dijeron que esperaban que los Estados Unidos y otros productores se unieran a su esfuerzo para apuntalar los precios golpeados por la crisis del coronavirus.

Pero el grupo, conocido como OPEP+, dijo que el acuerdo final dependía de que México firmara el pacto después de que se opusiera a los recortes de producción que se le pidió. Las discusiones entre los principales ministros de energía mundial se reanudarán el viernes.

Los recortes de producción previstos por la OPEP+ ascienden a 10 millones de barriles por día (bpd) o el 10% de los suministros mundiales, y se espera que otros 5 millones de bpd provengan de otras naciones para ayudar a hacer frente a la crisis petrolera más profunda en décadas.

La demanda mundial de combustible se ha reducido en unos 30 millones de bpd, o el 30% de los suministros mundiales, ya que las medidas para combatir el virus han hecho aterrizar aviones, han reducido el uso de vehículos y han frenado la actividad económica.

Un recorte sin precedentes de 15 millones de bpd todavía no eliminará suficiente crudo para detener el rápido llenado de las instalaciones de almacenamiento del mundo. Y lejos de indicar que está dispuesto a ofrecer apoyo, el presidente de EE.UU. Donald Trump ha amenazado a Arabia Saudita si no soluciona el problema de exceso de oferta del mercado petrolero.

Trump, que ha dicho que la producción de los Estados Unidos ya estaba cayendo debido a los bajos precios, advirtió a Riad que podría enfrentarse a sanciones y aranceles sobre su petróleo si no recortaba lo suficiente como para ayudar a la industria petrolera estadounidense, cuyos altos costos la han dejado luchando con los bajos precios.

Un asesor de la Casa Blanca dijo que Trump mantuvo una conversación con el presidente ruso Vladimir Putin y el rey Salman de Arabia Saudita sobre las negociaciones, después de que un funcionario de EE.UU. dijera que el movimiento de la OPEP+ hacia los recortes envió una «importante señal» al mercado.

Funcionarios de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y de Rusia han dicho que la escala de la crisis requería la participación de todos los productores.

«Esperamos que otros productores fuera del grupo de la OPEP+ se unan a las medidas, lo que podría suceder mañana durante el G20», dijo a Reuters el jefe del fondo de riqueza de Rusia y uno de los principales negociadores petroleros de Moscú, Kirill Dmitriev.

Las conversaciones del jueves con la OPEP+ serán seguidas por una llamada el viernes entre los ministros de energía del Grupo (G20), auspiciado por Arabia Saudita.

La OPEP y fuentes rusas dijeron que esperaban que otros productores añadieran 5 millones de bpd a los recortes, aunque una declaración de la OPEP+ del jueves no mencionó ninguna condición de este tipo.

Los precios del petróleo Brent, que alcanzaron el mes pasado su nivel más bajo en 18 años, se negociaban el jueves en torno a los 32 dólares por barril, la mitad de su nivel a finales de 2019.