Los líderes de la industria y el transporte marítimo mundial han instado al Secretario General de las Naciones Unidas a que convenza a sus 193 Estados miembros de que actúen urgentemente para evitar una «crisis humanitaria», ya que más de 200.000 marinos cansados y con problemas mentales se encuentran actualmente atrapados trabajando en buques de todo el mundo y no pueden ser relevados de sus funciones.

En una carta conjunta dirigida a António Guterres, los dirigentes de la Cámara Naviera Internacional (ICS), la Confederación Sindical Internacional (CSI) y la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF), instaron al Secretario General a que se asegurara de que los gobiernos adoptaran el conjunto de protocolos de 12 pasos emitidos por el propio regulador marítimo de las Naciones Unidas, la Organización Marítima Internacional.

En la carta se explica que «en la actualidad hay más de 200.000 marinos a bordo de buques en todo el mundo que han completado su período de servicio contractual, pero a los que se les ha impedido regresar a sus hogares. Muchos de estos marinos estarán experimentando efectos adversos en su salud mental y una reducción de su capacidad para desempeñar con seguridad sus funciones ante la creciente fatiga».

«Además, las estrictas restricciones impuestas por muchos países, incluida la denegación del permiso para bajar a tierra y el acceso a la asistencia médica esencial, está contribuyendo a la fatiga y el agotamiento. Nos preocupa el suicidio y las autolesiones entre esta vulnerable población de trabajadores».

La carta destaca la responsabilidad de los gobiernos de adherirse a los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, en los que los Estados tienen el deber de proteger los derechos humanos tanto en circunstancias normales como en momentos de crisis.

Ha habido un compromiso de algunos gobiernos nacionales con la adopción de medidas positivas, como la designación de trabajadores esenciales para la gente de mar. Esto proporciona un plan para otras naciones sobre las medidas que se pueden tomar para resolver este problema.