Se ha anunciado una nueva asociación entre la OMI, la Organización Mundial de Aduanas, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa y la Organización Internacional de Normalización, para apoyar la digitalización y la normalización del intercambio de datos entre los buques y los puertos.

Cuando los buques entran y salen de los puertos, la información sobre la carga, las mercancías peligrosas, las tripulaciones, los detalles del buque y otros elementos tiene que intercambiarse con las autoridades en tierra. El Convenio de la OMI sobre la Facilitación del Tráfico Marítimo Internacional (Convenio FAL), introducido por primera vez en 1967, es el tratado internacional utilizado para proporcionar un marco global para la llegada, estancia y salida de los buques en los puertos internacionales.

El Convenio FAL contiene normas y prácticas recomendadas que abarcan las formalidades, los requisitos documentales y los procedimientos que deben utilizarse para las visitas a los puertos, y desde abril de 2019 incluye un requisito obligatorio para que los buques y los puertos puedan intercambiar datos FAL electrónicamente.

Este proceso se ha iniciado para fomentar la introducción de la presentación de informes de «ventanilla única», en virtud de la cual todos los numerosos organismos y autoridades que participan en el tránsito de buques intercambian datos a través de un único punto de contacto.

El nuevo acuerdo de asociación entre la OMI y estos otros organismos internacionales allana el camino para la elaboración de un Modelo de Datos de Referencia de la OMI actualizado para apoyar una mayor armonización de las normas de datos en otras áreas, más allá del Convenio FAL, como el intercambio de datos operacionales que podrían ayudar a facilitar el funcionamiento de los buques en el momento oportuno.

Las partes ya han comenzado a cooperar en la elaboración del Modelo de Datos actualizado, que abarca los requisitos de presentación de informes definidos en el Convenio FAL para apoyar los procedimientos de transmisión, recepción y respuesta de la información requerida mediante el intercambio electrónico de datos. Esta labor tiene por objeto garantizar la interoperabilidad entre las normas respectivas de cada organización, dice la OMI.