La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha reiterado su llamado para que la gente de mar sea tratada como «trabajadores clave» durante la pandemia, de modo que puedan regresar a sus hogares en condiciones de seguridad.

El organismo, con sede en Ginebra, dice que ahora se necesita una «acción urgente y coordinada» para liberar de 150.000 a 200.000 marinos atrapados a bordo de los buques en todo el mundo debido a las medidas para contener el virus Covid-19.

En referencia a las disposiciones del Convenio sobre el Trabajo Marítimo del 2006 , pide a los gobiernos que adopten sin demora todas las medidas posibles para facilitar los cambios de tripulación y la repatriación de la gente de mar, al tiempo que tomen medidas para reducir al mínimo el riesgo de contagio.

La OIT hizo por primera vez estos llamados a finales de abril, pero dice que en el período subsiguiente de más de un mes sólo se han hecho «progresos limitados» y que la situación de la gente de mar «empeora cada día».

Señala que muchos marinos terminaron su período de servicio hace más de cuatro meses y ahora están experimentando problemas de salud mental y agotamiento físico, lo que está reduciendo su capacidad para llevar a cabo sus tareas con seguridad.

«Obligar a la gente de mar exhausta a seguir trabajando más de cuatro meses después de la finalización de su contrato es inaceptable», dice Guy Ryder, Director General de la OIT. «Hacemos un llamado a los gobiernos para que trabajen juntos para que estos cambios de tripulación se produzcan en condiciones de seguridad».