La Misión de Gente de Mar está apoyando al Gobierno de Filipinas con el traslado de los marinos, que han completado su cuarentena, de vuelta a sus comunidades locales, durante el cierre de Manila.

Con la ciudad de Manila cumpliendo los toques de queda, los puestos de control y la cuarentena obligatoria de 14 días, los marinos quedan aislados, sin opciones de transporte a sus aldeas locales y pagando por dormitorios alquilados. Además, muchos marinos no pueden desembarcar los buques, con 18 cruceros y 7.000 marinos esperando para desembarcar en la bahía de Manila.

La Misión de Gente de Mar, trabajando en estrecha colaboración con socios locales, incluyendo ISWAN y varios ministerios del gobierno local (OWWA y MARINA), ha lanzado un Proyecto de Respuesta al Transporte Covid-19 (CTRP) para proporcionar traslado a los marinos vulnerables y a sus familias en Manila y en las municipalidades locales más afectadas por el cierre del Covid-19, así como para proporcionar suministros esenciales, incluyendo alimentos y agua, a los marinos y a las familias varadas en la gran Manila.

El proyecto consiste en utilizar un minibús y personal de transporte para trasladar a los marinos, después de su cuarentena obligatoria, de la ciudad de Manila a centros de transporte fuera de la ciudad, desde donde pueden llegar a sus ciudades y pueblos de origen. El minibús se ha modificado de acuerdo con las directrices de seguridad del Covid-19 con láminas de plástico, pantallas, y pasa por un estricto proceso de limpieza durante cada ronda de transporte.