La crisis del cambio de la tripulación fue el centro de atención en el seminario web de Seatrade Shiptech sobre «Crew Welfare and the Skills Challenge’’, y cómo la tecnología puede aliviar los problemas mentales de los marinos que permanecen atrapados en sus buques.

David Appleton, oficial profesional y técnico de Nautilus, dijo en el seminario web, que forma parte de la Semana Marítima Digital, que el tema del cambio de la tripulación con las restricciones del Covid-19 había puesto de manifiesto que los marinos están en la lista de prioridades.

Appleton señaló que había discusiones en el Reino Unido sobre la industria turística y la ayuda a la gente para tomar vacaciones. «Pero todavía tenemos a estos marinos atrapados en el mar sin final a la vista y sin idea de cuándo volverán a casa. Si fuera cualquier otra profesión, creemos que estarían mucho más arriba en la lista de prioridades».

Un área de particular preocupación es la continua extensión de los Acuerdos de Empleo para la Gente de Mar (SEA) con Panamá que ahora permite extensiones de hasta 17 meses.

Cameron Mitchell, director del Registro de Buques de la Isla de Man dijo: «La extensión de los SEA se está convirtiendo en una verdadera preocupación para nosotros, estoy seguro de que lo es para todo el mundo, tenemos que conseguir que los marinos sean repatriados y tenemos que llevarlos a casa».

Appleton señaló que las prórrogas de los SEA significaban que la gente de mar no tenía derecho a cambiar de tripulación en los lugares donde está permitido, como Singapur, ya que una de las condiciones es la expiración del acuerdo.

Mitchell comentó: «Es interesante que las compañías se hayan puesto en contacto con nosotros cuando los marinos no quieren firmar una extensión de su SEA desde el punto de vista del registro de buques, lo cual está absolutamente bien, es el derecho de los marinos. Depende de la compañía hacer los arreglos necesarios para que esos marinos regresen a casa».

Sin embargo, a pesar de la presión de la industria y la OMI no parece haber ninguna solución inmediata a la crisis del cambio de tripulación.

«Hasta que los gobiernos acepten que esta es una crisis, no podemos avanzar lo suficientemente rápido, por desgracia», dijo Mitchell.

Ante esta situación, el moderador, Nick Chubb, fundador y director de Theitus, preguntó al panel qué se podría hacer para aliviar los problemas de salud mental a los que se enfrentan los marinos atrapados en los buques sin saber cuándo volverán a casa para ver a sus familias.

Richard Turner, director general de Tapitt, dijo: «La comunicación es absolutamente clave en este momento para mantener esas comunicaciones abiertas y, con suerte, aumentarlas y permitir que la gente haga esas llamadas y conexiones con sus familias en casa».

Esta necesidad de comunicaciones está siendo vista por el proveedor Inmarsat. Clara Wahnich, líder de la asociación de innovaciones digitales de Inmarsat, dijo: «No es de extrañar que lo que estamos viendo es esta mayor necesidad de conectividad, ya que los marinos pasan más tiempo lejos de su familia, pero también se combina con la incertidumbre en torno a Covid-19».

«Desde finales de febrero a finales de mayo hemos visto un aumento del 30% en el volumen de datos, pero también vemos a las compañías navieras tratando de hacer frente a esta demanda de más conectividad para la tripulación.»

Turner resaltó que ahora están viendo serios problemas mentales para la gente de mar y que estos pueden ser ayudados mediante la provisión de actividades para la tripulación a través de la transmisión en vivo.

«Lo que Tapitt está tratando de hacer es aliviar algunos de esos problemas dándoles un mejor bienestar a bordo del barco. Somos clases de ejercicios en vivo por streaming, clases de yoga y meditación, clases de manejo de estrés en vivo para los barcos. Los saca de los camarotes, los lleva a los comedores y a los gimnasios».

Lo ve como un enfoque holístico: «Existe la idea equivocada de que la salud mental es sólo la mente, en realidad se trata de la mente, el cuerpo y el alma».