Gracias a la labor de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias y la Administración Marítima, el Organismo Federal de Gestión de Emergencias entregará 2,4 millones de mascarillas de tela reutilizables a los puertos y a las operaciones de transporte marítimo conexas en todo el territorio de los Estados Unidos.

Las máscaras faciales se están distribuyendo a unas 400 entidades de transporte marítimo de todo el país para que las utilice su personal esencial, incluido el que trabaja en puertos marítimos, puertos interiores, terminales marítimas, líneas de remolcadores y barcazas, grupos de pilotos de buques, operaciones de dragado, empresas de logística de la cadena de suministro y otros. Las mascarillas forman parte del plan de la FEMA para mantener en funcionamiento las empresas esenciales y, al mismo tiempo, limitar la propagación de COVID-19.

«Como presidente del Grupo de Trabajo del Consejo de Coordinación del Sector Marítimo (MSCC) del Departamento de Seguridad Nacional, que se formó para asesorar al gobierno federal sobre las necesidades del sector marítimo, la AAPA tuvo éxito en la obtención de pedidos de las mascarillas de tela a fines de mayo de FEMA en un plazo ajustado de fin de semana», dijo el Director de Relaciones Gubernamentales de la AAPA, Cary Davis. «Durante semanas antes de eso, trabajamos con nuestros socios marítimos para abogar agresivamente por una asignación para los trabajadores esenciales del transporte marítimo».

«Estoy orgulloso de que la Administración Marítima, FEMA y las organizaciones de la industria marítima de los Estados Unidos estén apoyando los esfuerzos de aquellos que mantienen la cadena de suministro en movimiento, proporcionando 2,4 millones de mascarillas de tela para ayudar a proteger a estos trabajadores de infraestructuras críticas y a sus familias», dijo el administrador de la MARAD, almirante Mark H. Buzby. «La tradición de servicio a la nación de nuestra industria ‘En la guerra y en la paz’ está bien representada por los marineros, operadores portuarios, estibadores, trabajadores de los astilleros y muchos otros que están manteniendo las cargas esenciales en movimiento durante esta crisis».