Los buques de bandera iraní y panameña incautados por las autoridades indonesias por presuntos trasvases ilegales de petróleo se dirigen al muelle de la isla de Batam, en la provincia de las islas Riau, para seguir investigando, según ha declarado a Reuters un portavoz de los guardacostas indonesios.

Los dos superpetroleros, con tripulación de Irán y China, fueron incautados el domingo en aguas indonesias cerca de la isla de Kalimantan. El MT Horse, propiedad de la National Iranian Tanker Company, y el MT Freya, gestionado por Shanghai Future Ship Management Co, llevaban un total de 61 tripulantes a bordo.

«Los barcos llegarán a Batam alrededor de las 15:00 (0600GMT) a las 16:00 horas de hoy», dijo a Reuters Wisnu Pramandita, portavoz de la guardia costera indonesia.

Wisnu dijo que algunos de los tripulantes permanecían en los superpetroleros, pero que otros estaban siendo detenidos en los barcos de los guardacostas para ser interrogados mientras se llevaba a cabo la investigación.

Wisnu dijo a Reuters el lunes que los barcos fueron «sorprendidos in fraganti» transfiriendo petróleo del MT Horse al MT Freya y que hubo un derrame de petróleo alrededor del petrolero receptor.

Irán dijo el lunes que el MT Horse fue incautado por una «cuestión técnica» y que había pedido a Indonesia que explicara la incautación.

«El Ministerio de Asuntos Exteriores se ha coordinado con los guardacostas y ha obtenido información de que dos buques cisterna (…) son sospechosos de violar la ley», declaró el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores indonesio, Teuku Faizasyah.

«Actualmente se están llevando a cabo nuevas investigaciones para obtener una imagen más completa de las violaciones cometidas».

Los petroleros fueron detectados por primera vez a las 2130 GMT del 23 de enero. Las autoridades indonesias dijeron que los dos buques ocultaron su identidad al no mostrar sus banderas nacionales, apagar los sistemas de identificación automática y no responder a una llamada de radio.

Wisnu dijo que los barcos fueron sorprendidos durante una patrulla regular.

La Organización Marítima Internacional exige a los buques el uso de transpondedores por razones de seguridad y transparencia. Las tripulaciones pueden apagar los dispositivos si hay peligro de piratería o peligros similares. Pero los transpondedores se apagan a menudo para ocultar la ubicación de un barco durante actividades ilícitas.

Se ha acusado a Irán de ocultar el destino de sus ventas de petróleo inutilizando los sistemas de seguimiento de sus petroleros, lo que dificulta la evaluación de la cantidad de crudo que exporta Teherán en su intento de contrarrestar las sanciones de Estados Unidos. Wisnu dijo el martes que la incautación de los buques no tenía «nada» que ver con las sanciones estadounidenses, cuando fue preguntado por Reuters.

Irán envió el año pasado el buque MT Horse a Venezuela para entregar 2,1 millones de barriles de condensado iraní.