El operador noruego de cruceros de expedición Hurtigruten ha comenzado a probar un nuevo combustible biodiesel que tiene el potencial de reducir las emisiones hasta en un 95 por ciento.

La compañía señaló que el combustible que se está probando a bordo del buque MS Polarlys no contenía aceite de palma.

Las pruebas comenzaron hace varias semanas, según la empresa, y continuarán en las próximas semanas.

Hurtigruten destacó que la industria naviera representa el uso de más de 330 Mt de combustibles cada año y es la causa del 2-3 por ciento de todas las emisiones globales de CO2.

«Estamos apenas en el comienzo cuando se trata de utilizar biodiesel en la industria del transporte marítimo. Queremos mover los límites y aprender más acerca de cómo esto puede ser usado a mayor escala», dijo Daniel Skjeldam, CEO de Hurtigruten.

«Hurtigruten quiere una prohibición internacional del uso de fueloil pesado barato y contaminante en toda la zona del Ártico y a lo largo de la costa noruega. No tiene sentido crear más contaminación y aumentar el riesgo de derrames y destrucción en áreas que necesitan ser protegidas».

Además de las pruebas de biodiesel, la compañía noruega de cruceros también ha firmado un acuerdo de suministro de biogás licuado (LBG) a 7,5 años, que se dice que es el mayor contrato de este tipo en el que ha participado un operador marítimo.

La asociación incluye la entrega casi diaria de biogás producido a partir de residuos orgánicos a los buques Hurtigruten.

Hurtigruten tiene la intención de sustituir los motores convencionales por motores de gas y grandes baterías en al menos seis de sus buques para 2021. Los buques híbridos funcionarán con una combinación de energía eléctrica limpia, gas natural licuado (GNL) y LBG.

Como se ha explicado, LBG puede mezclarse y utilizarse en los mismos tanques y motores que el GNL, aprovechando la infraestructura y la tecnología existentes.

Además, la compañía ha dado la bienvenida recientemente a un nuevo buque híbrido a batería, el MS Roald Amundsen, a principios de este año. Roald Amundsen es el primero de los tres buques híbridos de 15.000 toneladas encargados por la compañía.