Hapag-Lloyd ha finalizado la adquisición de la línea de contenedores y breakbulk NileDutch, especializada en el mercado de África Occidental.

Con 40 años de experiencia en el negocio, NileDutch, con sede en Rotterdam, es una de las principales compañías de transporte marítimo de contenedores en la costa de África Occidental. Está presente en 85 lugares del mundo, con 16 oficinas en los Países Bajos, Bélgica, Francia, Singapur, China, Angola, Congo y Camerún. La empresa también opera siete servicios de línea con unos 35.000 TEU de capacidad de transporte, junto con una pequeña flota de contenedores que suma unos 80.000 TEU, un bien valioso en un mercado de buques donde los alimentadores usados alcanzan decenas de millones de dólares.

Después de completar un acuerdo de compraventa en marzo, Hapag-Lloyd solicitó la aprobación regulatoria para la fusión. Ahora ha recibido la luz verde de todos los reguladores antimonopolio correspondientes, y ha adquirido formalmente todas las acciones de la compañía.

«Estamos muy entusiasmados con el cierre del acuerdo y esperamos trabajar con nuestros nuevos colegas para liberar el enorme potencial que África tiene para ofrecer», dijo Rolf Habben Jansen, CEO de Hapag-Lloyd. «Con la gente de NileDutch uniéndose a nuestra compañía, Hapag-Lloyd está incrementando notablemente el número de empleados en tierra en África. Estamos contentos y emocionados de dar la bienvenida a los aproximadamente 320 empleados de NileDutch a la familia de Hapag-Lloyd.»

Dependiendo de las condiciones del mercado, Hapag-Lloyd y NileDutch esperan integrar la mayoría de sus negocios a finales de año.

Otros transportistas también han ampliado sus vínculos con África. El otoño pasado, Maersk anunció que integraría sus operaciones de Safmarine en la marca Maersk. A principios de este año, Ocean Network Express lanzó un servicio directo a Mombasa (Kenia) y Dar es Salaam (Tanzania). La nueva ruta se suma a otros dos servicios de la red en África Oriental.