Filipinas, el mayor proveedor de tripulación del mundo para la industria del transporte marítimo internacional, ha abierto un «carril verde» para la gente de mar que permite la libre circulación y el cambio de tripulación. En una medida que debería facilitar la circulación de la tripulación de muchos miles de marinos filipinos varados en el mar, el martes se firmó la Circular Conjunta de Philippine Green Lane, dirigida por el Secretario de Asuntos Exteriores de Filipinas, Teodoro L. Locsin Jr.

La circular conjunta entrará en vigor a partir de hoy, 2 de julio, y permitirá el viaje seguro de los marinos sujetos a los protocolos de salud del gobierno filipino.

«La vía verde filipina para facilitar el viaje rápido y seguro de la gente de mar, incluido su desembarco seguro y rápido y el cambio de tripulación durante la pandemia del Covid-19», dijo Locsin.

«Somos conscientes de que la pandemia del Covid-19 y las restricciones resultantes han provocado que miles de marinos queden varados en el mar y tengan que prolongar su servicio después de muchos meses en el mar, sin poder ser reemplazados después de muchas largas horas de servicio.

«Con estas directrices respondemos al llamado de la Organización Marítima Internacional (OMI) y de la industria marítima para establecer un marco que garantice la seguridad de los cambios de tripulación de los buques y de los viajes durante la pandemia del Covid-19. Y estamos haciendo más», declaró.

El Departamento de Relaciones Exteriores de Filipinas dijo que la Circular Conjunta abarcaba a la gente de mar, las agencias de dotación autorizadas, las compañías navieras, las líneas aéreas y otras entidades que participan en la facilitación de los viajes de la gente de mar a efectos del cambio de tripulación y la repatriación durante la pandemia del Covid-19.

El prolongado bloqueo en la capital, Manila, levantado en junio, había significado anteriormente que los marinos que habían sido repatriados con éxito no podían regresar a sus hogares en las provincias.