La industria del transporte marítimo continúa su tendencia a desvincular el aumento de las emisiones del crecimiento mundial del comercio marítimo, según el cuarto estudio de la OMI sobre los gases de efecto invernadero. El estudio muestra un aumento del 40% en el comercio marítimo entre 2008 y 2018, al tiempo que reconoce que las emisiones de CO2 del transporte marítimo se redujeron en un 10% durante el mismo período. En particular, el comercio marítimo se duplicó entre 1999 y 2018.

La disociación ha sido posible gracias a las importantes mejoras en la intensidad del carbono, que ahora es entre un 21% y un 29% mejor que en 2018, en todo el transporte marítimo internacional.

Sin embargo, en el informe se señala que las mejoras en la eficiencia técnica no bastarán por sí solas para que el transporte marítimo alcance el objetivo de reducir las emisiones a la mitad para 2050 en comparación con los niveles de 2008, de conformidad con el objetivo de reducción de los gases de efecto invernadero (GEI) de la OMI.

«Aunque estos son signos alentadores, está claro que si queremos lograr una reducción total del 50% del CO2 para 2050, las mejoras en la eficiencia no serán suficientes. Para alcanzar nuestro objetivo de un futuro sin carbono, los gobiernos deben apoyar la adopción de la propuesta de un fondo internacional de I+D presentada a la OMI el año pasado», dijo Guy Platten, secretario general de la Cámara Naviera Internacional (ICS).

El año pasado se presentaron propuestas para imponer un impuesto sobre el costo de una tonelada de combustible con el fin de crear un fondo de I+D de 5.000 millones de dólares destinado a desarrollar buques con cero emisiones de carbono.

«Esto tiene el potencial de desarrollar la tecnología vital que nos permitirá alcanzar nuestro futuro de cero emisiones. El fondo de I+D allanará el camino para avances tecnológicos vitales, incluyendo el desarrollo de combustibles y naves con cero emisiones de carbono», dijo Platten.

ICS señaló además que el estudio no ha considerado la pandemia del Covid-19 que actualmente tiene un impacto considerable en la industria. La OMC espera una contracción del 15% al 30% en el comercio mundial en 2020, lo que reducirá aún más el nivel de emisiones del transporte marítimo.

Además, como se subraya en el estudio, las nuevas mejoras en la eficiencia de los buques convencionales que funcionan con petróleo no podrán eliminar por completo las emisiones de carbono.

«A corto plazo, la reducción del comercio mundial, debido a la pandemia de Covid-19, podría dar lugar a una reducción de las emisiones. Sin embargo, esto también afectará gravemente a las economías y a la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas. Por lo tanto, los gobiernos tendrán que trabajar con la OMI para garantizar que el transporte marítimo pueda desempeñar su papel en la recuperación mundial, al mismo tiempo que se desarrolla el proyecto de los buques con cero emisiones del futuro», dijo Platten.