Por Kevin Varley y Kyunghee Park (Bloomberg) –

El tifón Kompasu ha provocado el peor atasco de tráfico de contenedores en meses, que ahora se extiende por todo el sudeste asiático y puede tardar semanas en solucionarse.

Aunque las operaciones portuarias han vuelto en gran medida a la normalidad en Shenzhen y Hong Kong tras el paso de la tormenta tropical, el recuento total de buques portacontenedores frente a los dos centros vitales se había disparado hasta 271 a primera hora del viernes, el mayor recuento registrado desde que Bloomberg News comenzó a rastrear los datos en abril.

Al menos 109 buques estaban anclados y a la espera de entrar en los puertos, frente a los 67 del jueves.

«La cadena de suministro está muy tensionada, sin ningún amortiguador, por lo que cualquier pequeño evento causará otro gran problema», dijo James Teo, analista de Bloomberg Intelligence. «Hay demasiados puntos de estrangulamiento».

Teo espera que la congestión portuaria continúe probablemente hasta, al menos, la festividad del Año Nuevo Lunar, que se celebra el 1 de febrero.

Leer más: El mal tiempo provoca un atasco de barcos desde Shenzhen a Singapur

La tormenta, que ahora se cierne sobre Vietnam, también ha dispersado los barcos fuera de Haiphong, el tercer puerto de contenedores más importante de ese país. Más allá de la costa, la espera de los buques portacontenedores frente a Singapur alcanzó su nivel más alto desde el 21 de julio, cuando el tifón In-fa azotó Shanghái y paralizó de forma similar la cadena de suministro de la región.

PSA Corp., que opera las terminales de contenedores de Singapur, dijo que está trabajando con los clientes de las navieras para ayudarles a ponerse al día con sus horarios retrasados y cumplir con las conexiones de carga.

«Es probable que la interrupción de la cadena de suministro mundial continúe en un futuro previsible y PSA seguirá asegurando el despliegue adecuado de recursos», dijo el operador de la terminal en un comunicado enviado por correo electrónico.

El impacto de los tifones en Asia ha repercutido en la cadena de suministro mundial, de forma similar al efecto de los huracanes en el Golfo de México, que han provocado atascos en las mayores economías del mundo. El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció el miércoles que el puerto de Los Ángeles operará a partir de ahora las 24 horas del día para ayudar a suavizar los problemas.

La congestión en el mayor puerto de contenedores de Estados Unidos sigue siendo elevada, según los datos recopilados por Bloomberg, pero ha disminuido hasta situarse un 2,9% por encima de la media observada entre abril y octubre.