Una huelga en el puerto de Vladivostok se ha vuelto violenta. Los altos directivos de la FESCO, principal accionista del Puerto Comercial de Vladivostok, incluido el presidente Arkady Korostelev, fueron atacados ayer cuando intentaban negociar con los trabajadores portuarios.

La FESCO ha intentado cambiar la gestión del puerto, a lo que se han opuesto los sindicatos locales.

Una nota en ruso publicada ayer en el sitio web de la FESCO por Korostelev, que fue nombrado presidente el mes pasado, describe cómo hombres vestidos con monos de estibadores le atacaron a él y a otros directivos de la FESCO ayer «infligiendo golpes y lesiones».