Por Christopher Palmeri (Bloomberg) –

Los compromisos de los transportistas y los propietarios de la carga para avanzar hacia la descarga durante las 24 horas del día en los muelles de Los Ángeles son un primer paso para abordar un retraso en la cadena de suministro nacional, dijo el enviado portuario de la Casa Blanca, John Porcari.

Las autoridades han tomado otras medidas, como la creación de terminales «emergentes» en el interior de los puertos y la colaboración con los estados para acelerar la concesión de licencias de conductor de camiones comerciales.

«Hemos conseguido grandes propietarios de carga», dijo Porcari en una sesión informativa en línea con los periodistas el jueves. «Eso realmente ayuda a la nación, ayuda a despejar los muelles. Ahora tenemos que dinamizar el resto del sistema».

El Puerto de Los Ángeles anunció el miércoles que comenzará a operar las 24 horas del día para ayudar a aliviar la congestión que ha llevado a un número récord de buques de carga a la espera de atracar, en algunos casos durante semanas. La escasez de camioneros y otros trabajadores, la falta de espacio en los almacenes y los cuellos de botella en el transporte están agravando los retrasos.

El aumento de las importaciones procedentes de Asia a través de los puertos vecinos de Los Ángeles y Long Beach ha dificultado las operaciones. Los Ángeles informó de que el mes pasado manipuló 898.941 unidades de contenedores, lo que supone un aumento del 1,7% respecto al mismo periodo del año anterior y el mejor septiembre de la historia del puerto.

Los Ángeles prevé manipular 10,8 millones de unidades de contenedores en todo el año, un aumento del 17% con respecto a 2020.

La bahía, que incluye Long Beach, tiene 62 barcos anclados y 25 más en camino, dijo el director ejecutivo del puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, durante la sesión informativa. En conjunto, el complejo portuario del sur de California es la mayor puerta de entrada de Estados Unidos para el comercio con Asia.

«Estamos a sólo 4 semanas y media del Viernes Negro», dijo. «Tenemos mucho trabajo por delante».

Long Beach tuvo su segundo mes de septiembre más concurrido, con un descenso del 5,9% respecto al récord del año pasado, según informó el jueves en un comunicado. El descenso hasta las 748.472 unidades de contenedores movidas demuestra «la necesidad de ampliar las horas de trabajo dentro de la cadena de suministro», dijo.

«No se trata sólo de un número récord de barcos esperando frente a la costa», dijo el director ejecutivo del puerto de Long Beach, Mario Cordero. «Estamos trabajando con socios estatales, federales, locales y de la industria para abordar los problemas de toda la cadena de suministro».

Con la previsión de que el aumento de la carga se prolongue hasta bien entrado el año 2022, «tenemos que empezar a pensar en nuevas formas de satisfacer el crecimiento previsto del movimiento de mercancías y el aumento de la demanda de los consumidores», dijo el presidente de la Comisión del Puerto de Long Beach, Steven Neal.

Los minoristas estadounidenses advierten que los retrasos podrían causar escasez y precios más altos durante la temporada de compras navideñas.

El presidente Joe Biden se reunió el miércoles con funcionarios de los puertos del sur de California, ejecutivos de empresas y líderes sindicales para discutir formas de resolver los atascos en la cadena de suministro. Como parte de ese esfuerzo, FedEx Corp., United Parcel Service Inc. y Walmart Inc. se han comprometido a pasar a operar 24 horas al día, 7 días a la semana, mientras que Target Corp., Samsung Electronics Co. y Home Depot Inc. están aumentando sus esfuerzos para acelerar la distribución, según la Casa Blanca.