Hoy, a través de twitter, el presidente Biden ha convocado una «alerta roja» para el desarrollo de proyectos de energía eólica. Pero a día de hoy, sólo se han instalado siete aerogeneradores en aguas estadounidenses. Una empresa española que trabaja en el primer gran proyecto de energía eólica marina para Estados Unidos afirma que el problema es el cabotaje y que la incipiente industria eólica marina estadounidense se enfrenta a una «muerte en el agua» si las autoridades toman medidas contra los materiales y equipos extranjeros, informa el Financial Times.

El Sr. White, que dirige la eólica marina de Avangrid, filial de la empresa española Iberdrola, dijo que las estrictas normas estadounidenses para utilizar equipos y materiales locales podrían poner en peligro el desarrollo de nuevos parques eólicos marinos con equipos que por ahora se fabrican en Europa.

Avangrid, es un proveedor de electricidad que da servicio a unos 3,1 millones de clientes en todo el estado de Nueva York y Nueva Inglaterra en Estados Unidos. Avangrid, junto con su socio Copenhagen Infrastructure Partners, está trabajando para desarrollar el proyecto Vineyard Wind cerca de Massachusetts.

La semana pasada, los demócratas presentaron nuevos créditos fiscales ecológicos en un paquete de infraestructuras de 3,5 billones de dólares que esperan que estimule el auge de las energías renovables, como la eólica marina. Sin embargo, la legislación vincula algunos créditos fiscales a la creación de empleo y al uso de acero estadounidense, disposiciones que los operadores advierten que podrían aumentar los costes de construcción.

White no mencionó específicamente la controvertida Ley Jones, pero sí dijo que se están construyendo instalaciones de fabricación en el noreste de EE.UU. y que se está construyendo en Texas el primer barco de instalación de turbinas eólicas en alta mar del país, pero que éstas llegarán demasiado tarde para Vineyard Wind. Las turbinas de ese proyecto serán construidas en Francia por GE.

Según el último informe sobre energía eólica del Departamento de Energía de Estados Unidos, se prevé que los proyectos de la costa atlántica «dependan en gran medida de las cadenas de suministro internacionales para los principales componentes, los buques de instalación y los trabajos de diseño de ingeniería».

Según Avangrid, se necesita más tiempo para construir fábricas que hagan los equipos localmente. «Escuchamos al Congreso y a los estados alto y claro. Pero dennos una ventana para que podamos mostrarles que estamos impulsando esta localización a los EE.UU.», dijo al Finacial Times.

«La planificación central soviética, creo, nunca ha demostrado funcionar».