El buque más famoso de este año, el Ever Given, ha puesto rumbo a Qingdao, en el noreste de China, donde se someterá a una serie de reparaciones.

El Ever Given, propiedad de Shoei Kisen y de 20.388 TEU, bloqueó todo el tráfico del Canal de Suez durante seis días a finales de marzo, cuando se quedó atascado en el extremo sur de la vía navegable clave que une Asia con Europa.

El buqud fue entonces detenido y se produjo una larga lucha legal por la compensación entre el armador japonés y la Autoridad del Canal de Suez (SCA).

Una vez que se acordó una indemnización, el buque pudo salir de Egipto. Su sociedad de clasificación, ABS, permitió que el buque se dirigiera al norte de Europa para descargar su carga antes de regresar a Asia, a través de Suez, para ser reparado.

El viernes, la SCA dio mucha importancia al último tránsito del Ever Given por Suez (véase el tuit más abajo). Está previsto que el buque llegue a Qingdao el 18 de septiembre, una ciudad que cuenta con varias instalaciones de reparación, entre ellas Qingdao Beihai, que puede acoger buques gigantes como el Ever Given. La elección de Qingdao también encaja perfectamente con el inicio de un bucle una vez que el buque vuelva a entrar en servicio en la línea comercial Asia-Europa.