El buque cochero “Gran Canaria Car” se encuentra en el puerto de Gijón, en la que parece ser su última singladura, pues medios marítimos señalan la posibilidad de que sea desguazado a cargo de la empresa DDR Vessels. Al igual que al resto del sector naviero, la crisis del coronavirus está pasando factura financiera al Grupo Suardíaz –pionero en el transporte de carga rodada en España–, que tiene parte de su flota amarrada o en fondeo, caso del buque “Galicia”, que está en las proximidades del puerto de Ibiza, donde también permaneció el buque que ahora nos ocupa.

Este buque, construido en el astillero Barreras, en Vigo, entró en servicio en abril de 2001 e inicialmente iba a llamarse “Harald Flick”. Dispone de ocho cubiertas, dos de ellas abatibles, con capacidad para 1.356 coches ó 54 trailers y 795 coches. Puede alojar a 17 tripulantes y 12 conductores y en sus primeros años de vida marinera enarboló bandera española, pasando después al registro de Madeira.

De 9.600 toneladas brutas y 2.900 toneladas de peso muerto, mide 132,80 m de eslora, 21,20 m de manga, 7,10 m de puntal y 5,20 m de calado. Está propulsado por dos motores Wärtsila de 8.840 caballos cada uno, que le permite mantener una velocidad de 18 nudos y una autonomía de 6.000 millas. Código IMO 9218014.