DSV lanzó un nuevo servicio de clasificación aduanera para empresas internacionales llamado DSV Customs Classification, con el cual se busca realizar la clasificación aduanera en nombre de las empresas, lo que garantiza el cumplimiento de las regulaciones y facilita las molestias administrativas de los clientes.

“Para poder exportar un tornillo simple a un país, a veces es necesario determinar muchos detalles específicos en un proceso complejo y laborioso. Con la Clasificación de Aduanas de DSV, proporcionamos un proceso estructurado y sencillo que se puede utilizar al principio de la actividad de planificación de importaciones y exportaciones de la empresa”, señaló Robert Wisniewski, gerente de Aduanas de Centro Internacional de Servicios Compartidos en DSV.

El nuevo servicio de Clasificación Aduanera de DSV se divide en siete pasos, donde la información aduanera sobre las mercancías es analizada, clasificada y validada por expertos en clasificación aduanera de DSV en nombre del cliente. Cuando todos los documentos aduaneros están listos para ser entregados a las autoridades pertinentes, DSV los comparte con el cliente.

“El equipo de Clasificación de Aduanas de DSV está formado por expertos en la materia que tienen un conocimiento profundo de las mercancías globales, así como de los aspectos legales de los aranceles aduaneros. Se aseguran de que los productos se analicen minuciosamente y se comparen con los números de tarifa relevantes”, agregó Wisniewski.

Los riesgos asociados con el uso de una clasificación incorrecta van desde simples errores y tiempo invertido hasta disputas con las autoridades que pueden llevar tiempo, costar mucho dinero y causar retrasos en las entregas. En casos graves, los clientes incluso se arriesgan a que se incauten los envíos y se les nieguen los privilegios de importación.