La compañía italiana de transporte marítimo de petroleros d’Amico International Shipping (DIS) ha aumentado su pérdida neta en el segundo trimestre de 2019, señalando que tanto el mercado de productos como el de los petroleros de crudo sufrieron prolongados mantenimientos de las refinerías durante el período.

Para el período finalizado el 30 de junio de 2019, la compañía reportó una pérdida neta de USD 18,8 millones, en comparación con una pérdida neta de USD 16,6 millones registrada en el mismo trimestre del año anterior.

Las ganancias equivalentes de los fletamentos por tiempo (TCE) alcanzaron los 62,4 millones de dólares, frente a los 59,3 millones de dólares del segundo trimestre de 2018, mientras que el EBITDA se situó en 25,5 millones de dólares.

Para el primer semestre de 2019, la pérdida neta de la empresa fue de USD 24,3 millones, frente a una pérdida neta de USD 20,2 millones registrada en el mismo período del año pasado, mientras que el EBITDA aumentó de USD 10,1 millones en el primer semestre de 2018 a USD 47,9 millones.

«El mercado spot en la primera mitad del año se vio afectado por la prolongada temporada de mantenimiento de las refinerías, anticipándose a la OMI 2020, que se tradujo en un crecimiento muy bajo de los volúmenes de refino, de sólo 0,55 millones de barriles/día al año. A pesar de la debilidad del mercado de fletes, las tarifas de los períodos, así como el valor de los activos, han ido mejorando gradualmente», dijo Paolo d’Amico, Presidente y Director General de d’Amico International Shipping.

«En cuanto a las perspectivas de nuestra industria, mantenemos una perspectiva muy positiva. De hecho, los fundamentos son sólidos, con un equilibrio favorable entre la oferta y la demanda para los buques cisterna de productos. Se espera que la demanda de transporte marítimo de productos refinados sea fuerte en la segunda mitad del año, gracias a un repunte en el crecimiento de la demanda de petróleo y una aceleración en el crecimiento de los volúmenes de refinado, impulsado por las nuevas regulaciones de la OMI».