Han transcurrido aproximadamente tres meses desde que se impusieron las restricciones de cierre en todo el mundo, lo que ha hecho que aproximadamente 100.000 marinos empleados en la industria de los cruceros se encuentren atrapados a bordo de los buques. Después de una serie de vuelos y viajes fletados por líneas de cruceros enteras a través de cientos de millas náuticas, el número se ha llevado a 40.000. La mayoría de estos marinos a bordo han dejado de recibir el pago después de mediados de abril.

La mayoría de los países habían cerrado sus puertos marítimos y restringido los viajes aéreos como consecuencia del brote de COVID. Como resultado, las líneas de cruceros recurrieron a desplegar sus cruceros para la repatriación de la tripulación. Dado que los filipinos representan la gran mayoría de los empleados de la industria de cruceros, unos 20 cruceros se reunieron en la Bahía de Manila el mes pasado, dando inicio a la cuarentena de 14 días en los buques que las autoridades gubernamentales habían mencionado como un requisito para el despacho de la tripulación.

Hasta la fecha, se han reportado tres muertes por suicidio en la industria de cruceros desde el inicio del cierre de los cruceros el 13 de marzo. Con la salud mental de los que están atrapados en el mar en jirones, la ONU ha pedido a las naciones que abran sus aeropuertos para la repatriación de la tripulación.

Mauricio, una pequeña nación insular en el Océano Índico ha sido cerrada a los marinos que esperan ser repatriados. Los gobiernos piden a las compañías de cruceros que paguen 1.300 dólares por cada marino, incluyendo los gastos de cuarentena en el mar.

Los Estados Unidos también ha restringido la autorización de la tripulación a los transportes privados. Pidieron a las compañías de cruceros que consultaran a sus estados de bandera para obtener ayuda médica.

Bahamas, Liberia y Panamá siguen siendo las «banderas de conveniencia» más solicitadas por las líneas de cruceros debido a sus leyes ambientales y laborales. Todas las grandes compañías de cruceros: Carnival, Royal Caribbean y Norwegian Cruise Lines, tienen su sede en Miami pero llevan banderas de países caribeños.