Por Robert Tuttle (Bloomberg) El oleoducto submarino que derramó hasta 3.000 barriles de petróleo frente a la costa de California puede haber sido arrastrado por el ancla de un buque hace meses o incluso un año.

El crecimiento de la vida marina alrededor de la brecha en el oleoducto de Amplify Energy indica que la línea fue golpeada hace un tiempo, y no recientemente, dijeron el viernes los funcionarios de la Guardia Costera de Estados Unidos. Lo más probable es que un ancla arrastrara la tubería porque una sección de 4.000 pies se desplazó más de 100 pies.

«Estoy convencido de que el suceso inicial que desvió la tubería fue un golpe de ancla», dijo en una conferencia de prensa el capitán Jason Neubauer, presidente de la Junta de Investigación Marina de la Guardia Costera de EE.UU. «Si hubo una pequeña fractura inicialmente, no debe haber estado perdiendo una gran cantidad de petróleo».

Eso significa que la línea puede haber estado agrietada y filtrando petróleo hace meses, aunque en volúmenes que no se detectaron. El oleoducto fue inspeccionado por Amplify en octubre del año pasado y resultó ser normal, lo que significa que los investigadores deben revisar todos los barcos que podrían haber causado el golpe inicial desde entonces. Los guardacostas también están estudiando la posible influencia de las tormentas de este invierno y de otros golpes de ancla en la línea desde el inicial como factor que contribuyó a la brecha de 13 pulgadas en la línea que se descubrió a principios de esta semana.

Los guardacostas seguirán abordando los buques como parte de la investigación.