¿Podrían los puertos marítimos, aéreos y terrestres de América Latina y el Caribe (ALC) ser más eficientes y aprovechar las nuevas herramientas tecnológicas para competir en el comercio mundial?

La respuesta rápida es un sí rotundo. Solo unos pocos países de la región —Chile, Jamaica, Panamá y Brasil, por ejemplo— han implementado o están avanzando en la implementación de sistemas portuarios avanzados y conectados digitalmente, a diferencia de Europa, donde varios países empezaron a adoptarlos en los años setenta.

Sin embargo, no cabe duda de que los países de ALC podrían innovar y aprovechar las ventajas que ofrece la transformación digital para hacer sus puertos más eficientes, sin la necesidad de gastar fortunas en infraestructura.

Primero analicemos el contexto.

En las actividades cotidianas de los puertos de entrada participa una serie de agentes que prestan servicios relacionados directa o indirectamente con el tráfico portuario. Estos operadores independientes públicos y privados forman parte de una “comunidad portuaria”, en la cual cada uno puede ser considerado un departamento de una empresa virtual que está unida por su interés común en el transporte marítimo, terrestre y aéreo.

Entendemos un puerto como un punto de entrada que incluye puertos marítimos y aeropuertos, vías de navegación interior, ferrocarriles y fronteras.

La eficacia de la coordinación y colaboración entre estas dependencias resulta esencial para que la carga se entregue en el lugar de destino a tiempo y a un precio competitivo.

La mayoría de estas comunidades, especialmente las de ALC, enfrentan problemas que no están alineados con la transformación digital de la industria del transporte. Los puertos marítimos adolecen de una escasa penetración de las tecnologías de información; sectores fragmentados, con muchas pantallas de diferentes sistemas; una cantidad innecesaria de canales de comunicación; dificultades para detectar errores de origen en la información; uso intensivo de las transacciones manuales; excesiva reintroducción de los datos; y traslados (en camión) innecesarios y desaprovechados.

Sistemas de comunidad portuaria (PCS)

Para mejorar la eficiencia sin necesidad de incurrir en cuantiosas inversiones de capital, una de las mejores prácticas es la adopción de un Sistema de Comunidad Portuaria (PCS, por sus siglas en inglés), una plataforma electrónica que permite el intercambio inteligente y seguro de información entre todos los participantes de los sectores público y privado. Estas permiten optimizar, gestionar y automatizar los procesos logísticos a través de un único envío de datos que conecta las cadenas logísticas y de transporte.

Puertos
Flujos de interacción entre los participantes de la cadena logística antes y después de la implementación de un PCS. Fuente: Puerto de Amberes.

Los PCS proporcionan una capa de interoperabilidad para el intercambio de información, simplifica la comunicación entre las diversas entidades, y ayuda a mejorar el flujo de trabajo dentro y fuera de las organizaciones de la comunidad portuaria. Esto, a su vez, elimina cuellos de botella y aumenta la eficiencia.

La implementación de un PCS no necesariamente compite con los sistemas existentes de los usuarios. Busca más bien integrar en una plataforma toda la información necesaria para los procesos de la cadena de valor. Parte de esta información ya está disponible en otros sistemas, como los de las terminales, los de registro aduanero y las ventanillas únicas electrónicas de comercio exterior.

Beneficios de los Sistemas de Comunidad Portuaria

Los beneficios de un PCS incluyen costos menores de acceso a la información y de comunicación, una reducción en las transacciones ilegales y una menor tasa de errores e inconsistencias en los datos. Específicamente, además de los beneficios adicionales que trae a cada tipo usuario, la comunidad logra las siguientes mejoras:

  • Reducción del tiempo de comercialización gracias a los servicios de reserva, manejo y seguimiento.
  • Capacidad de localización y seguimiento del proceso de envío puerta a puerta.
  • Simplificación de las declaraciones para obtener las licencias de comercio mediante el uso de servicios PCS para ayudar en el despacho de carga.
  • Despacho automatizado de puertas en el puerto marítimo.
  • Información adicional que permite que los transportistas y los camioneros planifiquen mejor los traslados, lo cual mejora los plazos de entrega.
  • Menor cantidad de trámites y de intercambios de documentación.
  • Manejo más rápido de grandes cantidades de información.
  • Eliminación de entradas de datos redundantes a través de interfaces entre sistemas, lo que hace más confiable la adquisición de datos.

Ahorro de dinero en las operaciones

En términos generales, los PCS permiten ahorrar dinero en las operaciones y agregar valor. En el caso de Valeciaport (España), se estima que el PCS le permitió a esa comunidad portuaria ahorrar aproximadamente EUR 23 millones por año (unos US$ 25,6 millones). A su vez, Portnet, el PCS de Singapur, generó ahorros superiores a los US$ 80 millones a lo largo de tres años, de acuerdo con PortStrategy.

La implementación exitosa de un PCS está directamente relacionada con el diseño de su modelo de negocios. Temas relativos a la propiedad, el modelo operativo, los flujos de ingresos y la orientación de los servicios deben definirse teniendo en cuenta a todos los participantes. Por lo tanto, cada comunidad portuaria tiene sus propias características legales e institucionales. Si bien la solución tecnológica es crucial, el verdadero desafío para una implementación exitosa es superar la resistencia al cambio de las diversas partes involucradas de los sectores público y privado.

Los PCS en América Latina y el Caribe

A pesar de haber sido adoptados en grandes puertos de contenedores de todo el mundo, el interés por implementar los PCS en ALC es aún incipiente. Aunque varios países han iniciado iniciativas de conectividad portuaria y de PCS, hasta la fecha sólo dos países miembros del BID tienen soluciones de PCS ya sea implementadas (Chile: Puerto Valparaíso y Puerto San Antonio) o en proceso de implementación (Jamaica: Terminal de Contenedores de Kingston).

El PCS de Valparaíso está en su segunda iteración, con la migración a la nube y la inclusión de más servicios. En Jamaica, la autoridad portuaria está implementando el PCS con gran entusiasmo y aceptación por parte de las autoridades aduaneras del país. La cooperación institucional es crucial para garantizar los ahorros a lo largo de la cadena de valor y para asegurar la sostenibilidad.

En Argentina, Perú, Surinam y Trinidad y Tobago, el BID está colaborando por medio de operaciones de préstamo para apoyar el diseño y la implementación de soluciones de PCS. Además, a través de la RedVUCE (el Encuentro de la Red de Ventanillas Únicas de Comercio Exterior) y de la asistencia técnica que brinda, la División de Comercio e Inversión del BID está generando cada vez más conocimientos sobre las mejores prácticas mundiales y regionales. Y está empezando a coordinar a las partes involucradas de las Aduanas, las Autoridades Portuarias y los Ministerios de Comercio; y ofreciendo oportunidades de coordinación regional.

Por Krista Lucenti para el Blog del Banco Interamericano de Desarrollo blogs.iadb.org